Este no es, sin duda, el tiempo de detenerse

Yo les estaba mostrando a unos estudiantes algunos movimientos con una vieja arma japonesa, cuando uno de ellos me pidió que le enseñara cómo hacer un movimiento llamado “giro de dedo”, donde el arma “gira” sobre tu dedo índice para llegar a la posición opuesta.

Cuando les mostré el movimiento de nuevo, uno de ellos me pidió que lo hiciera “poco a poco”.

Me quedé allí mirando mi mano y de repente me di cuenta de que no era posible hacer ese movimiento lentamente, ya que era gracias a la fuerza de inercia que era posible lograrlo. Y son necesarias cierta velocidad y fuerza, ya que no se puede lograr con una velocidad lenta. Continúe leyendo

Lecciones de vida

Mucha gente se refiere a sus experiencias de vida como “lecciones de la Universidad de la Vida”. Lo que significa que la vida misma es una fuente abundante de conocimientos, experiencias y lecciones muy valiosas.

Probablemente las mejores lecciones de la vida son absolutamente gratis. O tal vez no tan “gratuitas” porque el precio que tenemos que pagar para recibirlas y aprender de ellas es tener que experimentarlo en carne propia y, a veces, es un precio muy alto a pagar. Continúe leyendo

Decepcionado

Yo crecí oyendo el típico: “Si quieres las cosas bien hechas, hazlas tú mismo”. Por lo general, cuando se hace el trabajo en equipo es muy difícil obtener los resultados que hubieras esperado, si hubieras hecho todo el trabajo tú solo.

Todos tenemos diferentes dones, habilidades, conocimientos, experiencias, entusiasmo e interés, por lo que para reunir un equipo en el que cada persona entregara su mejor esfuerzo para lograr cierto resultado es una tarea muy difícil. Continúe leyendo