Celos

Hemos sido educados para ser egocéntricos de muchas maneras. Por supuesto, tú necesitas tener tus propias cosas, para tu uso personal. Y ciertamente, todos queremos tener a nuestros seres queridos cerca de nosotros.

Pero ¿has notado lo desesperados que nos ponemos cuando se van, aunque sea por un rato?

Creo que la mayoría de nosotros hemos hecho algunas cosas locas para llamar la atención de alguien que nos interesa o para mantenerles a nuestro lado.

Los celos son una gran enfermedad, ha causado grandes tragedias en la historia de la humanidad. Nos transforma y afecta a todo nuestro cuerpo y alma.

Pero algo que he notado y discutido con muchas personas de diferentes usos y costumbres, es la futilidad de caer en su trampa. Continúe leyendo

Consideración

“Debo estar haciéndome viejo”, pensé.

Cuando era más joven, recuerdo haberme sentido mal por aquellos viejos gruñones que se pasaban todo el tiempo quejándose de todo y de todos.

Mi abuela solía decir: “Cuando yo tenía tu edad, la gente era educada, nunca le faltábamos al respeto a los demás.”, “Tu generación no sabe lo que son los buenos modales”, etc.

Y ahora, yo me he convertido en ese viejo gruñón que no puede ya dar crédito ni a sus ojos ni a sus oídos.

Probablemente suena como chapado a la antigua, pero recuerdo que los hombres nunca decían malas palabras delante de las mujeres. Si una mujer escuchaba a un hombre maldiciendo y, él se daba cuenta de ello, él inmediatamente se disculpaba con ella. Hoy en día, he oído las peores palabras saliendo de la boca de mujeres. De hecho, las usan excesivamente, probablemente para tratar de demostrar que no son débiles o algo por el estilo.

Yo no uso groserías, en primer lugar, porque mi vocabulario no es tan limitado, así que no tengo necesidad de usarlas y, aparte hay varios problemas neurológicos causados por el uso excesivo de estas al limitar nuestras conexiones neuronales a un número reducido de palabras.

Creo que, cuando alguien dice: “No puedo evitarlo, así soy yo y esa es mi manera de hablar” es una falta de respeto a su propia inteligencia y su verdadero ser. Por qué el declarar: “Sí, soy tan estúpido que sólo puedo usar unas pocas palabras para describir y nombrar todo a mi alrededor y no puedo tratar de aprender más y ser una mejor persona para mí y los que me rodean” ¿es considerado hoy en día como una legítima “razón” para caer en la mediocridad?

Sí, queridas damas, todavía creo que, si un hombre no puede mostrar algo de respeto al dirigirse a ustedes, él no podrá realmente amarlas en forma alguna, pero no presten atención a mis palabras, soy sólo yo. Mejor observen sus experiencias pasadas y decidan por sí mismas.

Sólo me gustaría saber, por qué tantas personas últimamente están tan amargadas, que tratan de hacer daño y humillar con sus palabras, comentarios y acciones a tantas personas como les sea posible, en realidad eso es demasiado fácil de hacer, el desafío real es ser diferente, dar palabras de aliento a los demás, mostrar respeto a todo ser viviente que se cruza en tu camino y ser lo suficientemente valiente como para seguir a tu corazón y ser tan real como te sea posible, en lugar de limitarte y llegar a ser solamente un monito de imitación. Ser tú mismo sin tener que preocuparte acerca de lo que pensarán los demás, te traerá la libertad que siempre has soñado.

Si quieres leer el resto de este artículo y más como este entra aquí

Estás siendo limitado

Estaba escuchando las diferentes quejas de un grupo de personas sobre la forma en que los gobiernos de todo el mundo están limitando nuestra libertad. Cuán castrantes y humillantes a algunas leyes pueden ser para nuestro bienestar.

Uno de los que se quejaban, era un conocido que vive en una parte muy costosa de la ciudad y se quejaba sobre el abuso que algunos inmigrantes tienen que enfrentar cuando llegan a la frontera, se les trata como criminales y son devueltos a su país. Él es el primero en contratar a esas personas, les paga un salario miserable y los trata casi como esclavos. Continúe leyendo

La respuesta (Nota personal para mi)

Él estaba hablando de manera tan convincente y se veía tan seguro, que las personas a su alrededor creían cada palabra que decía. Sus gestos, su tono de voz, sus argumentos eran tan fuertes y poderosos que nadie dudaba de su palabra.

Si él decía algo, tenía que ser la verdad absoluta, después de todo, él había viajado por el mundo, y había estudiado durante tantos años. Continúe leyendo

Mentiras

Por alguna razón, creemos que podemos salirnos con la nuestra mintiendo, no sólo a los demás, sino a nosotros mismos.

Hay miles de “razones” para contar una mentira. Existen muchas clasificaciones de mentiras, así como: “mentiras blancas”, “promesas rotas”, “mentiras para justificarnos a nosotros y/o a otros, “exageración”, “mentiras necesarias ” y así sucesivamente. Continúe leyendo

Terror

 

Una de las herramientas más poderosas que algunos grupos y naciones de todo el mundo están utilizando en contra de la humanidad es el terror.

No hay nada que nos paralice más que el miedo. Todo nuestro cuerpo, mente y espíritu deja de responder y el mundo entero se detiene durante unos instantes. Y en ese momento, somos los seres más vulnerables. Continúe leyendo

No tienes que sentirte bien hoy

Hay días en que simplemente te cansas de escuchar a la gente decirte cómo te debes de sentir, qué comer, cómo pensar, qué usar y así sucesivamente.

Nada es permanente, la naturaleza funciona en ciclos, unos más largos que otros, por lo que no puedes esperar estar en el mismo estado para siempre.

Incluso las grandes máquinas necesitan un día para descansar de vez en cuando. Continúe leyendo

Necesitas contar tu historia

Hay una gran diferencia entre repetir tu historia una y otra vez a cada persona que conozcas, sólo para provocar simpatía o empatía, y contar tu historia a un psicólogo, a tu coach de vida o a tus amigos en el café, escribir tu historia para soltarla y dejarla ir.

Hay personas que no pueden vivir sin el drama, ellos sienten que si no tienen un incidente lleno de drama que contar, su vida es bastante aburrida.

Todos tenemos historias llenas de emociones intensas guardadas en nuestro disco duro interno en el fondo de nuestra alma. Continúe leyendo

Despertando

En algún momento me di cuenta que estaba en un estado permanente de sueño profundo en mi vida, sentí que estaba existiendo pero no realmente viviendo. Las cosas sucedían en mi vida, pero de alguna manera yo no las estaba realmente experimentando en “modo despierto”.

Deambulaba a través de mi vida diaria adormecido y, a veces hacía algo y unos minutos más tarde no estaba seguro de que lo hubiera hecho o no. Yo había “perdido” ese período de tiempo en la nada. Me sentía como un zombi caminando la mayor parte del tiempo. Continúe leyendo