Agotado

En los últimos años he visto entre amigos y colegas una tendencia (sí, yo incluido, por supuesto), a sentir que, si no están ocupados todo el tiempo, están perdiendo el tiempo.

Este fenómeno es más común en las grandes ciudades. Nos estamos acostumbrando a estar estresados todo el tiempo. Y si te encuentras, en un momento determinado, relajado y calmado, entonces un sentimiento de culpa se apodera de tu corazón.

Hoy en día, parece imperdonable estar relajado y feliz, por lo general se toma como un acto de “pereza”, “ociosidad” o un “desperdicio de vida”.

Lo creas o no, muchas personas viven de esa manera, todo el tiempo. Continúe leyendo

El rompecabezas

Yo estaba escuchando a un grupo de personas en un evento que estaban hablando de lo buenos que eran en diferentes expresiones del arte. Algunos de ellos eran grandes pintores, otros eran magníficos músicos, algunos otros eran maestros en muchas otras disciplinas y, eso está muy bien, se podría esperar encontrar todo ese talento en una galería. Eso es normal.

Pero lo que fue muy interesante, al menos para mí, fue el resto de cosas que amaban y que no tenían nada que ver con su talento principal. Había un pintor que le encantaba cocinar postres, crecer sus propias verduras y el senderismo. Un guitarrista que amaba la observación de aves, diseño web y hacer su propia mermelada. Continúe leyendo

Solidaridad

 

Podemos encontrar diferentes opiniones sobre las huelgas y movimientos sociales  hoy en día.

Un día vas manejando tratando de evitar el habitual tránsito terrible y típico de las grandes ciudades, cuando de repente das vuelta en una calle y la encuentras bloqueada por un grupo de trabajadores que reclaman una solución a sus problemas. Entonces te ves obligado a cambiar tu ruta, así como todos los demás en esa calle, entonces los problemas de tránsito se amplifican inmediatamente alterando nuestras actividades en más de un sentido. Continúe leyendo