Intranquilo

Me desperté sintiéndome incómodo. No podía entender por qué me sentía así, porque no había una razón aparente para ese estado de ánimo.

Al principio pensé que me sentía así, por un mal sueño que no podía recordar.

Pero a medida que avanzaba la mañana, comprendí que ese sentimiento era el resultado de una larga serie de eventos que finalmente colapsaron sobre mis hombros, causándome un estado de ánimo sombrío.

Mientras trataba de encontrar la causa de esta horrible sensación, me di cuenta de que estaba escarbando todos los eventos negativos que habían aparecido en mi vida desde hacía tiempo. Mientras trataba de encontrar en cada uno de ellos el “verdadero culpable” de mi temperamento actual mi alma se sentía cada vez más deprimida.

Pero la peor parte fue, que con cada evento que recordaba, me sentía cada vez más abatido. Esto no me estaba ayudando para nada. Continúe leyendo

Tus herramientas

 

Cuando era niño, siempre estaba preguntando por qué existían cosas “malas”.

¿Por qué Dios había inventado el “dolor”, el “miedo”, la “tristeza” y así sucesivamente?

Seríamos mucho más felices si no hubiera cosas tales como el miedo, ¿verdad? Pero entonces, me explicaron que sin miedo no estaría vivo hoy. El miedo me permite saber que mi vida está en peligro cuando me acerco a un precipicio, sin él, seguiría caminando y probablemente caería a mi muerte. Pero el miedo está ahí para detenerme a tiempo y evitar que salte y me mate o resulte gravemente herido.

Si ese miedo no estuviera allí para activar mi instinto de conservación, entonces fácilmente perdería mi mano cuando cocino o trabajo con mi sierra eléctrica. O me podrían matar al caminar por la noche en lugares peligrosos, etc.

Así que esa pequeña voz no es tan mala después de todo. Continúe leyendo

Etiquetas (Más notas a mí mismo)

¿Alguna vez te has preguntado por qué las cosas están “apareciendo” en tu vida como son ahora?

Estamos acostumbrados a “pegar etiquetas” a todo lo que nos rodea, personas, circunstancias y todo tipo de eventos.

Nos gusta usar “positivo” o “negativo”, “bueno” o “malo” y así sucesivamente.

Pero mirando hacia atrás, ¿cuántas veces has visto un “mal” evento que resulta ser algo maravilloso al final? ¿Cuántas veces has visto eventos aparentemente “buenos” convirtiendo tu vida en un verdadero “infierno”?

¿Qué hay sobre esa persona “decente” y “maravillosa” que te causó más dolor y problemas que aquellos que considerabas tus peores enemigos?

¿Lo ves? Vamos a aceptar de una vez por todas, que nunca vemos toda la escena y, que eso, nos hace pegar nuestras etiquetas en lugares equivocados muchas veces.

Por lo tanto, podría ser una buena opción dejar ese “negocio de etiquetado” por un tiempo y empezar a anticipar más milagros y estar listos para ser sorprendidos. Continúe leyendo

¿Por qué está sucediendo de nuevo?

Pensé que finalmente había dejado el mal hábito de añadir sal a mi comida sin probarla primero. He frenado bastante mi velocidad al comer y he tratado de mantener mis manos lejos del salero tanto como me ha sido posible, pero me he “cachado” agregando sal más a menudo comida que no lo necesita realmente.

Sí, por alguna extraña razón (tal vez mi cuerpo necesita un poco más de sodio últimamente) Mi mente sigue trayendo constantemente, pensamientos de comida salada y, el deseo constante de sal está empujando a mi mano para agarrar el salero más a menudo, tal vez esto es sólo la justificación, pero ese es un hábito en el que necesito trabajar inmediatamente antes de que cause un daño más grande.

Lo mismo ocurre con otros malos hábitos, como el miedo. El miedo es un mal hábito cuando se le permite ser el maestro de tus pensamientos con demasiada frecuencia.

¿Cómo esperas librarte de un mal pensamiento si sigues entreteniéndolo en tu mente todo el tiempo? Continúe leyendo

Consideración

“Debo estar haciéndome viejo”, pensé.

Cuando era más joven, recuerdo haberme sentido mal por aquellos viejos gruñones que se pasaban todo el tiempo quejándose de todo y de todos.

Mi abuela solía decir: “Cuando yo tenía tu edad, la gente era educada, nunca le faltábamos al respeto a los demás.”, “Tu generación no sabe lo que son los buenos modales”, etc.

Y ahora, yo me he convertido en ese viejo gruñón que no puede ya dar crédito ni a sus ojos ni a sus oídos.

Probablemente suena como chapado a la antigua, pero recuerdo que los hombres nunca decían malas palabras delante de las mujeres. Si una mujer escuchaba a un hombre maldiciendo y, él se daba cuenta de ello, él inmediatamente se disculpaba con ella. Hoy en día, he oído las peores palabras saliendo de la boca de mujeres. De hecho, las usan excesivamente, probablemente para tratar de demostrar que no son débiles o algo por el estilo.

Yo no uso groserías, en primer lugar, porque mi vocabulario no es tan limitado, así que no tengo necesidad de usarlas y, aparte hay varios problemas neurológicos causados por el uso excesivo de estas al limitar nuestras conexiones neuronales a un número reducido de palabras.

Creo que, cuando alguien dice: “No puedo evitarlo, así soy yo y esa es mi manera de hablar” es una falta de respeto a su propia inteligencia y su verdadero ser. Por qué el declarar: “Sí, soy tan estúpido que sólo puedo usar unas pocas palabras para describir y nombrar todo a mi alrededor y no puedo tratar de aprender más y ser una mejor persona para mí y los que me rodean” ¿es considerado hoy en día como una legítima “razón” para caer en la mediocridad?

Sí, queridas damas, todavía creo que, si un hombre no puede mostrar algo de respeto al dirigirse a ustedes, él no podrá realmente amarlas en forma alguna, pero no presten atención a mis palabras, soy sólo yo. Mejor observen sus experiencias pasadas y decidan por sí mismas.

Sólo me gustaría saber, por qué tantas personas últimamente están tan amargadas, que tratan de hacer daño y humillar con sus palabras, comentarios y acciones a tantas personas como les sea posible, en realidad eso es demasiado fácil de hacer, el desafío real es ser diferente, dar palabras de aliento a los demás, mostrar respeto a todo ser viviente que se cruza en tu camino y ser lo suficientemente valiente como para seguir a tu corazón y ser tan real como te sea posible, en lugar de limitarte y llegar a ser solamente un monito de imitación. Ser tú mismo sin tener que preocuparte acerca de lo que pensarán los demás, te traerá la libertad que siempre has soñado.

Si quieres leer el resto de este artículo y más como este entra aquí

“Nunca pensé que esto me pasaría a mí”

 

Por alguna razón, siempre he tenido una conexión neuronal negativa vinculada a esa expresión. Y cuando oí a una persona decirlo, pero en referencia a un evento positivo, mi mente entró en estado de shock.

Mi lógica interna no podía entender que podría ser utilizada para describir una situación positiva.

Tengo un tenue recuerdo infantil de personas que lo usaban constantemente para describir sucesos trágicos de su vida. No puedo recordar a alguien en particular, o las situaciones, pero creo que fue entonces, cuando hice ese enlace neuronal con una connotación negativa.

Cuando oí esa misma frase usada en un contexto opuesto, mi mente tuvo que reconsiderar su significado y luego hacer ajustes en mi cerebro para colocarlo en una nueva “posición de almacenamiento” a fin de aceptar el significado real. Continúe leyendo

Tu sala de trofeos

Me gustaba observar en silencio todos los tesoros que un amigo tenía en su estudio. Las paredes estaban cubiertas por fotos, trofeos, premios y cosas por el estilo.

A lo largo de su vida, él había conocido y hecho amistad con muchas celebridades de diferentes partes del mundo, algunos de ellos habían sido elementos clave en la historia humana.

Un día, mientras yo descubría más “tesoros” escondidos como libros autografiados, honores y reconocimientos. Mi amigo llegó y se sentó en su escritorio. Con gracia observaba como yo disfrutaba viendo su impresionante colección de recuerdos. Continúe leyendo

No eres tú…

Tú has hecho tu mejor esfuerzo para ser amable, generoso, afable y comprensivo con los demás. Te consideras la clase de persona tranquila, relajada y de fácil comunicación. Trabajas en tu ser interno constantemente y tomas el cuidado adecuado de tu propio cuerpo, tanto como te es posible.

Sin embargo, las personas a quien más quieres, se la pasan malinterpretando tus palabras, intenciones y acciones.

¿Qué, pues, estás haciendo mal?

Probablemente nada. Por lo menos no estás haciendo las cosas mal a propósito. Tal vez el único problema que estás causándote a ti mismo, es el preocuparte demasiado por lo que otros piensan de ti. Continúe leyendo

Caos

“Mi vida es un caos!”, Dijo esa señora con una expresión de frustración en su rostro.

“No puedo soportarlo más o esta situación cambia, o no llegaré hasta el próximo mes”, agregó con un tono de voz angustiada.

No estaba siendo entrometido a propósito. Simplemente me tocó estar de pie detrás de dos mujeres de mediana edad, mientras que esperábamos a que el semáforo cambiara de color para que pudiéramos cruzar al otro lado de una gran avenida.

La señora que estaba de pie junto a la primera y, que probablemente estaba tan abrumada como su compañera limitó sus respuestas a asentir con la cabeza de vez en cuando.

“¿Por qué Dios es tan malo conmigo?” La primera dama preguntó en voz muy alta. Algunas personas a su alrededor la voltearon a ver en ese momento y, de alguna manera, sentí que esa había sido su intención en primer lugar. Pero bueno, eso me pareció, pero no me hagas caso.

Por último, la otra señora le dijo que ella debería aguantar y rezar mucho para que su situación pudiera cambiar pronto.

El semáforo mostró la señal de “Camine”. Y todos cruzamos la calle.

Recordé cuando yo le tenía miedo a la oscuridad, miedo de seguir adelante, miedo de comenzar un nuevo día, miedo a un nuevo trabajo, al primer día de clases y así sucesivamente.

Todos esos eventos sólo quieren decir una cosa: el cambio está a punto de suceder.

Mientras más caótica parecía mi vida, más grande fue el cambio. Y la mayoría de veces, el cambio fue el comienzo de una nueva y maravillosa vida.

Mi vida empezó a cambiar, cuando empecé a ver los resultados de un evento etiquetado como “malo”, como una señal de “desviación”.

Si quieres leer el resto de este artículo y más como este entra aquí