Tú estás más que bien

Los Consejos sobre cómo ser un buen socio de negocios, un mejor cónyuge, amigo, amante, estudiante, jefe y así sucesivamente. Están en todas partes.

Puedes ver que, en la mayoría de las revistas y periódicos, hay siempre una sección dedicada a esos temas. Todo el mundo tiene algo que decirte sobre cómo ser una mejor “versión de ti mismo”.

Toda esta información, como todo lo demás en la vida, puede ser muy útil y, por supuesto, podemos aprender mucho cuando tratamos de aplicarla a nuestra vida cotidiana, pero, por otro lado, tenemos que estar extremadamente atentos a lo que aceptamos y a lo que tomamos con una pizca de sal.

Todos somos individuos, todos somos diferentes (afortunadamente). Podemos tratar de hacer las cosas de maneras distintas para aprender nuevas formas de hacer las cosas, incluso más rápido y mejor.

Pero cuando se trata de tu propia naturaleza, de tu propia personalidad, de tu propio ser. Las cosas son muy diferentes. Continúe leyendo

¿Eres tú?

Ella era una chica dulce y encantadora. Creció en una familia tradicional y su infancia fue feliz.

A medida que creció la gente y los acontecimientos le jugaron rudo y se llenó de resentimientos y se hizo “más dura”. Empezó a hablar como sus amigos varones y cambió su estilo de vestuario a uno más masculino. Incluso sus movimientos y vocabulario se hicieron más agresivos y rudos.

Finalmente, un día me atreví a preguntarle por qué decidió hacer esos cambios en su personalidad, puesto que había sido una chica agradable cuando era más joven y ahora era más dura que algunos pandilleros que conozco. Continúe leyendo