Lo que no eres

He conocido a muchas personas que están convencidas de que son lo que no son. Y cuando tienes una idea en tu mente el tiempo suficiente, se convierte en parte de tu realidad.

El problema es que cuando has mantenido el concepto incorrecto, entonces el mundo exterior te causará más daño que beneficio.

Por ejemplo, conozco a un amigo cuyos padres le dijeron todo el tiempo que no era bueno en matemáticas. Le repetían todo el tiempo que era un fracaso en esa y otras ciencias. Afortunadamente para él y, para muchos de nosotros, terminó escuchando su voz interior que siempre le dijo que le gustaban mucho y terminó siendo un maestro de ciencias maravilloso que ama difundir el conocimiento a sus estudiantes y ha compartido a varias generaciones su magia.

Incluso yo me creí el viejo cuento de que las matemáticas eran difíciles y aburridas. Recuerdo a mi familia hablando de lo difícil que eran y mis compañeros de clase se quejaban todo el tiempo acerca de lo tediosas que les parecían.

Fue hasta que tuve que estudiarlas por mi cuenta para un examen difícil y que se me permitió el estudiar a mi propio paso y ritmo, que descubrí lo hermosas que son y lo agradables y divertidas que puede ser. Ahora me gusta resolver ecuaciones como un pasatiempo cuando puedo encontrar un momento libre. Continúe leyendo

Encuentra tu esperanza (Auto-recordatorio)

¿Recuerdas ese momento en que pensabas que todo estaba perdido y no había solución posible para ese problema?

Cuando eras un niño, había momentos en que las cosas parecían imposibles de lograr, cosas como sujetar la cuchara apropiadamente, alcanzar un juguete en un cajón alto, solucionar una suma en el pizarrón mientras todos los compañeros te observaban, etc.

Probablemente hubo momentos en que te sentiste nervioso de decirle a tus padres que habías roto su jarrón favorito por accidente mientras jugabas con tu pelota dentro de casa. Simplemente no podías pensar en una forma de salir de esa situación, ¿verdad?

A medida que avanzas en tu vida, las pruebas se vuelven más difíciles y las situaciones parecen más complicadas. Pero, cuando ves hacia atrás, puedes ver que siempre fuiste capaz de encontrar una solución para cada tribulación que encontraste en tu camino, ¿no es así? Continúe leyendo

La ecuación

Una cosa que me gustaba de las matemáticas cuando yo era un niño, era que eran muy precisas. 2 + 2 = 4. Eso es. ¡Directo al grano!

Pero luego, cuando las matemáticas se ponen más complicadas, las cosas pueden cambiar.

No te preocupes, no voy a hablar de matemáticas hoy, sólo estoy compartiendo contigo una epifanía que tuve la otra noche, así que no esperes un tratado de matemáticas aquí, ¡lo prometo! Continúe leyendo

Re-aprende

Siempre pensé que había dominado mi tema favorito (matemáticas), ya que me había graduado y recibido un título como ingeniero. Cuando estaba en la escuela, siempre entretuve la idea de que una vez que terminas tu carrera ya sabes todo lo que necesitas para trabajar en tu profesión y entonces puedes proceder al siguiente paso. Sea lo que sea un siguiente paso es.

Pensé que ya la había “hecho” y que no debería preocuparme por “mirar hacia atrás” para revisar lo que supuestamente conocía tan bien. Pero me sorprendió cuando traté de inscribirme en una clase de mecánica cuántica avanzada, me pidieron que hiciera una prueba en línea para ver a mi “nivel”, ya que esta clase era sólo para “estudiantes avanzados”. Y esperan que tengamos un cierto nivel con el fin de hacer frente a los conceptos sin tener que “explicarle lo básico” al no iniciado. Continúe leyendo

Modificando tu pasado (Advertencia: pensamientos locos adentro, entra bajo tu propio riesgo)

Con la mecánica cuántica nuestra lógica común no funciona no importa lo mucho que trates de encontrarle sentido, es increíble, pero ES real.

Cada vez más universidades de todo el mundo están trabajando en diferentes teorías y experimentos para tratar de entender las bases del mundo cuántico. Y las conclusiones, o al menos los resultados de esos experimentos son totalmente increíbles. Es por eso que Niels Bohr dijo que si leías una hora sobre física cuántica y la cabeza no te dolía, era porque no habías entendido nada. Continúe leyendo