Perfección

Recuerdo a un amigo mío que nació con una enfermedad congénita y su cuerpo presentó algunas deformidades que siempre lo hicieron sentir mal. Especialmente durante sus años de escuela ya que sus compañeros de clase eran muy crueles con él. Sufrió mucho por eso y decidió comenzar una búsqueda para encontrar la perfección.

Como no tenía un cuerpo perfecto, encontraría la perfección en otras áreas de su ser. Por lo tanto, decidió practicar varios deportes para que pudiera obtener un mejor físico y se convirtió en un buen boxeador con grandes músculos. Incluso representó a su país en los Juegos Olímpicos.

Pero, aun así, no sentía que su búsqueda fuera completa. Tener un cuerpo fuerte y medallas olímpicas no fue suficiente y, me dijo que no se sentía ni siquiera cerca de la perfección. Continúe leyendo

Has sobrevivido

Cuando era un niño, encontraba caras felices por todas partes a donde yo veía. Ahora me está siendo más difícil encontrarlas a mí alrededor. Probablemente como niño, no puse mucha atención al estado de ánimo de otras personas, la gente que veía era más feliz o, yo no estaba entrenado para ver caras tristes o deprimidas aún.

“Eran otros tiempos”, algunos responderían, “La gente entonces tenían menos preocupaciones, estos tiempos son más difíciles” es una respuesta común hoy en día.

No estoy seguro de cómo clasificarlo, pero sí, encontrar caras felices no es tan fácil para mí últimamente. ¿Debería de cambiarme a un país diferente? Bueno, no exactamente, después de viajar mucho he encontrado todo tipo de personas en todo el mundo, pero gracias a internet ahora se puede hablar con gente del otro lado del planeta en tiempo real y darse cuenta de que no la están pasando más fácil allá tampoco. Continúe leyendo

Tus obras

Yo solía pensar que los trofeos, medallas, premios y reconocimientos eran una señal de éxito. Y tal vez en la mayoría de los casos esto sea así, pero me sorprendió enterarme de lo fácil que es hoy en día el comprar o conseguirlos cuando tienes suficiente dinero en la billetera o conoces a la gente “correcta”.

Normalmente no acepto esas cosas porque siento que no me lo he realmente ganado aún. Sé de muchas personas con años de experiencia, trabajo duro, perseverancia y sobre todo, grandes resultados para mostrar y, la mayoría de las veces, son ignoradas.

Pero de repente ves gente llena de diplomas, medallas, trofeos y otros honores sin tener ninguna “causa” aparente  para merecer tal distinción. Continúe leyendo