Mal

Siempre nos quejamos de las cosas malas que nos suceden en nuestra vida cotidiana.

A veces sentimos que las peores cosas pasan en el peor momento, por lo que nuestra mente comienza a orbitar en torno a nuestros problemas, dejando el resto de nuestra vida fuera de perspectiva. A continuación, el resto del mundo desaparece y nuestra atención se centra en esas “situaciones terribles”.

Todos hemos estado allí y cuando por fin echamos un vistazo a nuestro alrededor, por fin vemos que hay problemas mucho más grandes en la vida de otros, que los que consideramos como nuestra perdición. Continúe leyendo