Reaparición

Yo estaba feliz y sorprendido de verlo. Había cambiado tanto después de todos estos años. Se ve ahora en una mejor forma, más saludable y más feliz.

La verdad es que yo no podría haberlo reconocido, pero él me reconoció y me dio mucho gusto el que lo haya hecho.

Hace unos años, en esa misma calle, solía ver a un hombre sin hogar que me pedía unas monedas “para desayunar”. Dijo que su nombre era Johnny y por lo general, yo le daba un poco de cambio que me quedaba, otras veces compartía algo de los alimentos que tría conmigo. Continúe leyendo