¿Eres tú?

Ella era una chica dulce y encantadora. Creció en una familia tradicional y su infancia fue feliz.

A medida que creció la gente y los acontecimientos le jugaron rudo y se llenó de resentimientos y se hizo “más dura”. Empezó a hablar como sus amigos varones y cambió su estilo de vestuario a uno más masculino. Incluso sus movimientos y vocabulario se hicieron más agresivos y rudos.

Finalmente, un día me atreví a preguntarle por qué decidió hacer esos cambios en su personalidad, puesto que había sido una chica agradable cuando era más joven y ahora era más dura que algunos pandilleros que conozco. Continúe leyendo

Por ti…

Ella era una mujer muy fuerte y valiente.

Vivió una vida muy difícil y tuvo que aprender a ser dura para sobrevivir en un mundo hecho por hombres. En el mundo exterior, tenía que mantener una imagen áspera y fuerte.

A pesar de todas las situaciones duras que tuvo que enfrentar, su naturaleza amorosa y amable se mantuvo siempre muy profundo en su alma.

Tenía un gran corazón y su compasión era evidente cuando ayudaba a otras personas necesitadas, ya fueran un amigo o un perfecto desconocido, para ella todos merecían compasión. Continúe leyendo

¡Enójate!

Hace unos años yo estaba impartiendo una clase de defensa personal en un centro comunitario para mujeres (la mayoría de ellas eran víctimas de violación). Yo estaba hablando de la importancia de neutralizar rápidamente el oponente para que esto les permitiera escapar tan pronto como fuera posible y / o pedir ayuda en función de las circunstancias.

Con el fin de mostrar una técnica para mantener a un extraño a una cierta distancia y poder defenderse de un ataque, le pedí a una pequeña mujer que me ayudara a demostrar la técnica para las otras estudiantes.

Al principio, ella vaciló y se acercó tímidamente. No se atrevía a mirarme y mantuvo los ojos todo el tiempo en el suelo. Continúe leyendo

Madre

Una de las desventajas de ser un hombre es que nunca vamos a entender el misterio y profundidad de ser madre. Podríamos tratar de imaginar lo que es, podríamos tratar de entender con todas nuestras fuerzas lo que sería para dar vida a un nuevo ser y llevarlo dentro de nosotros por nueve meses, pero ni siquiera nos podremos acercar a la experiencia de serlo.

Hay muchas cosas que hay que experimentar en cuerpo propio para poder realmente entenderlo. De lo contrario no hay manera de poner en palabras o conceptos abstractos ciertas experiencias. En realidad se necesita vivir la vida para poder comprenderla realmente. Continúe leyendo