Piel muerta

Me acabo de encontrar la piel de una serpiente o, más bien, lo que quedaba de ella. Era como una manguera transparente que sigue mostrando los patrones de sus escamas. Era difícil creer que una vez fue la piel real de una de esas serpientes marrones. Cuando nos fijamos en ellas, su piel se ve tan brillante y firme. Esta piel se veía tan frágil y seca ahora. Era piel muerta.

Supongo que la serpiente no hizo un gran alboroto y drama por dejar su piel atrás. Ella sólo se deshizo de la cobertura muerta y la dejó ir sin mirar hacia atrás para ver si todavía había una parte de ella que pudiera ser reutilizada. Continúe leyendo