No hagas nada

Estamos viviendo tiempos muy agitados, todo debe ser rápido y corto. Nos gusta ver una película en lugar de leer el libro, nos esforzamos por encontrar atajos, en lugar de tomar el tiempo para aprender y practicar para hacer las cosas correctamente. Preferimos pagar para hacer que nos laven y planchen la ropa, en vez de tomar el tiempo para hacerlo nosotros mismos.

Estamos viviendo nuestras vidas en el carril rápido.

Como civilización, estamos haciéndonos perezosos en muchos aspectos.

Pero, por otro lado, nos estamos obsesionando con el ejercicio. Estamos comenzando a enfrentar serios problemas de salud debido a un exceso de entrenamiento con ejercicios en formas que nuestro cuerpo no estaba diseñado para hacer. Pero, la moda es la moda y se necesita seguirla, a fin de sentir que estás “encajando”, ¿verdad?

De lo contrario, ¿qué dirían nuestros conocidos …? Continúe leyendo

Agotado

En los últimos años he visto entre amigos y colegas una tendencia (sí, yo incluido, por supuesto), a sentir que, si no están ocupados todo el tiempo, están perdiendo el tiempo.

Este fenómeno es más común en las grandes ciudades. Nos estamos acostumbrando a estar estresados todo el tiempo. Y si te encuentras, en un momento determinado, relajado y calmado, entonces un sentimiento de culpa se apodera de tu corazón.

Hoy en día, parece imperdonable estar relajado y feliz, por lo general se toma como un acto de “pereza”, “ociosidad” o un “desperdicio de vida”.

Lo creas o no, muchas personas viven de esa manera, todo el tiempo. Continúe leyendo

¿Estás colapsando?

A veces sentimos que las cosas dentro de nuestra mochila emocional se están poniendo demasiado pesadas para cargarlas, entonces falla nuestra fuerza interior y terminamos cayendo al suelo.

A parte del dolor y el entumecimiento que la caída causa en nuestro corazón, finalmente decidimos volver a levantarnos, pero a veces incluso cuando estamos de pie de nuevo, sentimos nuestra alma destrozada y no podemos volver a armar nuestros pedazos. Continúe leyendo