La multitud

Cada día veo más y más ejemplos de la influencia de las masas en personas valiosas.

Pensar por uno mismo es algo que todos podemos hacer muy fácilmente, pero compartir nuestros pensamientos y opiniones con los demás es lo que resulta muy difícil hoy en día.

Estuve hablando el otro día con algunos amigos y, dos de ellos comenzaron a hablar sobre política internacional, uno de ellos, el que tenía más pasión por sus puntos de vista, estaba llevando la mayor parte de la conversación, mi otro amigo sólo acentía a todo.

Lo conozco bien, así que no podía entender por qué estaba de acuerdo con puntos de vista completamente opuestos a los suyos. Continúe leyendo