Antes de…

Tengo un amigo que es muy impaciente y cada vez que hablas con él y estás tratando de terminar una frase, él te interrumpe con la primera palabra que viene a su mente, tal vez para ayudarte a terminar más rápido. A veces es la palabra que estabas a punto de decir, pero la mayoría de las veces es una palabra que no tenía nada que ver.

La gente suele mirarlo con enojo0 y probablemente piensan algo como: “Gracias, pero no necesito que me ayudes a hablar, ahora si me dejas continuar …” ÉL se da cuenta de que no estás muy contento con su interrupción y guarda silencio por unos segundos, pero dos o tres frases más tarde comienza a interrumpir de nuevo.

Huelga decir que si no estás perfectamente centrado en lo que estás diciendo, todas sus interrupciones hacen que tu mente se aleje del tema principal y termines hablando de algo totalmente diferente. Continúe leyendo

Sólo un segundo

No importa si tu vida no ha cambiado en muchos años.

No importa si te dicen que tu vida está asegurada. No existe tal cosa. Nada en este universo es estático, asegurado o fijo. Incluso las rocas tienen millones de átomos que se mueven dentro de ellas todo el tiempo.

Tú podrías estar preocupado en este momento acerca de un problema que parece insuperable, no ves puertas abiertas a la vista y no hay soluciones plausibles a la mano.

Y, sin embargo, tu vida podría cambiar por completo en el siguiente segundo. Continúe leyendo

La delgada línea (disparatando)

 

Una de las cosas más difíciles para mí es tratar de identificar la diferencia entre una situación “forzada” y una “natural”.

Y ahora sé que no estoy solo en eso, porque esa es una de las preguntas más frecuentes que me hacen todo el tiempo.

Cuando estoy tratando de “forzar” un evento, una acción, una respuesta a algo que aparece de repente en mi camino. He aprendido a “medir” mi dirección en función de la “rugosidad” de la carretera. Es decir, cuando estás encontrando demasiados “rocas” en tu camino, podría ser una señal de que estás transitando por el camino equivocado. Continúe leyendo

No esperes más…

La noche era fría y la espera a que llegara un autobús me estaba poniendo de nervios. A veces esperar el transporte público es un verdadero reto en algunos países en los que no hay horarios fijos, o que los tienen, pero no los respetan.

El clima se enfriaba cada vez más y mi paciencia estaba desapareciendo, así que a pesar de la hora (1:30 AM) y al no estar tan lejos de mi destino, decidí caminar unos minutos y ver si el autobús me alcanzaba mientras tanto.

Después de todo, caminar me ayudaría a entrar en calor y evitaría que mi mente siguiera quejándose del transporte público en esta ciudad.

A medida que iba caminando, podía escuchar el sonido de mis pasos sobre el pavimento. Era el único sonido que se podía oír a esa hora y era agradable escuchar el ritmo de mi caminar.

Camino mucho, es uno de mis placeres favoritos en la vida, pero ayer por la noche hacía frío y me sentía un poco cansado, por eso había decidido esperar el autobús. Pero, probablemente, el conductor del autobús tenía frío también, y decidió tomar una taza de té caliente en lugar de conducir para variarle un poco.

Así fue como decidí caminar y disfrutarlo al mismo tiempo.

De vez en cuando me detenía y volteaba para ver si el autobús se acercaba finalmente, pero fue en vano. Así que seguí caminando y caminando hasta que llegué a mi destino, pero el autobús nunca llegó. Pero me dio gusto que no llegara, porque me gustó mucho el paseo.

Me preguntaba, ¿cuántas veces habría logrado más en mi vida si en lugar de esperar a que mi bien llegara, hubiera tomado la iniciativa de ir a buscarlo primero? ¿Cuántas bendiciones me he perdido por esperar estáticamente? ¿Cuántas oportunidades me han esperado en mi destino, pero nunca las descubrí, por esperar a que vinieran a encontrarme?

Tal vez personas más decentes hubieran preferido esperar al autobús esa noche fría y solitaria, pero para mí, fue una experiencia muy agradable el tomar ese paseo.

Probablemente puede sonar tonto el comparar esta experiencia con mi actitud hacia ciertas cosas en mi vida, pero la verdad, creo que es un buen ejemplo de lo que he estado haciendo y, todavía sigo haciendo a menudo.

En verdad no te aconsejo que camines a medianoche por barrios con los que no estés muy familiarizado en ciertas ciudades. Pero quisiera pedirte que compruebes, si no has estado esperando demasiado tiempo a que tus bienes te alcancen. Incluso si es algo que sin duda debe llegar (como parecía ser el caso con el autobús de esa noche). Lo más seguro es que será necesario dar algunos pasos para ir a encontrarlo a medio camino o, tal vez tendrás que caminar hasta el final para llegar a él, pero no permanezcas inmóvil.

La vida es movimiento. Y tus sueños merecen el esfuerzo, además la mayoría de veces disfrutarás del proceso.

Así que no esperes más, ve a hacer que las cosas sucedan.

Todavía hay tiempo

Estoy impresionado de la forma en que los jóvenes se están limitando en la actualidad. Sí, ya sé que parezco un viejo amargado ahora, pero no puedo entender por qué las personas están permitiendo que otros controlen sus mentes y sus destinos.

He estado trabajando con jóvenes que acaban de terminar sus carreras y la mayoría de ellos, se están dando cuenta de que tener un título en sus manos no significa automáticamente que sean capaces de manejar todas las cosas que se les ponen enfrente.

Acabar una carrera realmente significa que estás listo para comenzar tu viaje en ese campo, pero que realmente estás empezando a aprender lo que vas a necesitar más adelante. Tener un título significa que has aprendido lo básico, pero lo que realmente importa y será importante para tu progreso, la vida te lo enseñará más adelante en el camino. Continúe leyendo

Decepcionado

Yo crecí oyendo el típico: “Si quieres las cosas bien hechas, hazlas tú mismo”. Por lo general, cuando se hace el trabajo en equipo es muy difícil obtener los resultados que hubieras esperado, si hubieras hecho todo el trabajo tú solo.

Todos tenemos diferentes dones, habilidades, conocimientos, experiencias, entusiasmo e interés, por lo que para reunir un equipo en el que cada persona entregara su mejor esfuerzo para lograr cierto resultado es una tarea muy difícil. Continúe leyendo

Paciencia

Algo que me es difícil encontrar hoy en día es una persona que mantenga su paciencia intacta.

Esta modernidad está acelerando nuestro ritmo interior de una manera poco natural.

La tecnología está acortando distancias y tiempos y ahora el exceso de información está creando nuevos problemas.

Pero la cuestión principal aquí, es que estamos permitiendo que otras personas alteren nuestra paz interior, en lugar de respetarnos a nosotros mismos para que los demás nos respeten también, así que tendemos a “seguir al líder” e imitar y aceptar el paso que otros nos marcan. Continúe leyendo