Contribución

Una de las cosas más difíciles con la que he tratado de acabar de una vez, es esa sensación de no hacer lo suficiente para hacer este mundo mejor para mí y para los demás.

A veces me siento tan inútil e impotente mientras trato de encontrar una mejor manera de hacer las cosas. Me gustaría que hubiera una “aplicación” en mi mente para ayudarme a encontrar la mejor y más rápida manera de lograr esos sueños largamente esperados y no cumplidos en mi corazón.

Pero, supongo que a veces la Vida tiene formas de “ayudarte” a aprender las cosas más rápido y eso es al darte experiencias en las que puedas aplicar esas cosas que has estado leyendo y aprendiendo a través de muchas fuentes diferentes. Pero cuando los tiempos llegan para que “utilices” esas herramientas que has recibido a lo largo de tu vida, es cuando de verdad adquieres “conocimiento”.

Es muy divertido escuchar a aquellas personas que creen que su “verdad” es la única realidad que existe. Y se pueden encontrar ejemplos en todas partes y en todos los niveles. Desde gente común hasta profesores de universidades de prestigio en todo el mundo.

Todos nos aferramos a nuestra propia “verdad” en particular y, desde nuestra perspectiva, lo que otros piensan es sólo basura infundada. Sí, estoy seguro de conoces muchos ejemplos de estos también. Continúe leyendo

¿Cuál es tu alacrán?

Yo escuchaba a un grupo de damas en un parque, estas se quejaban de la existencia de cosas y personas malas.

Una de ellas decía que Dios no debería permitir que las cosas, personas o eventos malos existieran. El resto del grupo a su alrededor asintió con la cabeza.

Continué mi paseo pensando que cuando yo era pequeño, tenía esa misma postura hacia los alacranes. Yo tenía mucho miedo de ellos. Y estaba tan aterrorizado de ellos que los atraía por docenas. Cuando íbamos a visitar a mis primos en una región donde los alacranes son muy comunes, siempre se sorprendían al ver que tan pronto como llegaba yo a su casa, los alacranes comenzaban a aparecer en las paredes, en las esquinas, debajo de las camas ( especialmente debajo de la cama en la que yo durmiera), en el techo, etc. Por supuesto, mi temor era tan fuerte que les atraía obviamente. (Este es un claro ejemplo de la Ley de Atracción funcionando). Esa horrible sensación de miedo los atraía tan pronto como yo me hacía presente. Continúe leyendo

Entumecido

Mientras me estaba sentando en una banca en el parque para descansar un poco después de una larga caminata, noté a un amable señor ya sentado en ella, así que le saludé con un típico: “buenos días” y deje que mi cuerpo cayera fuertemente sobre el asiento.

El hombre alegremente respondió a mi saludo y me preguntó si yo había tenido un buen paseo. Sin prestar mucha atención le respondí que había estado bien pero muy largo, que estaba agotado pero feliz.

Me dijo que se sentía feliz de que las rosas estaban empezando a florecer y que el olor de la tierra mojada y del pasto recién cortado le hacían su día. Continúe leyendo

Tampoco voy a fallar esta vez

“Sí, he cometido muchos errores, he tomado muy malas decisiones y todavía estoy tratando de encontrar la manera de arreglar las cosas en muchos aspectos de mi vida, pero no creo que he fallado. Hice todo lo que pude en la forma en que pensé que era lo correcto, hice mi mejor esfuerzo para hacer las cosas de la única manera que sabía y sí, lo sé, he dañado a veces a la gente que amo, incluso he hecho daño a gente que no conozco directamente, pero lo único que puedo decir, es que yo no hice nada a propósito. Nunca quise hacer nada malo a nadie de ninguna manera.” Le dije a mi amigo mientras caminábamos por el parque. Continúe leyendo

Las hojas verdes

Realmente no necesitamos ir muy lejos, ni gastar mucho dinero para aprender grandes lecciones, observando la naturaleza es una de las maneras más satisfactorias y de bajo costo para aprender de la vida misma.

Una pequeña palmera estaba poniéndose café y triste, ya que lo habían puesto en un parque donde a menudo voy a dar largos paseos. Era una vista triste. Pero Don Carlos Hernández, el hombre a cargo del parque, me dijo que las plantas son como los seres humanos, a veces les gusta la ubicación que elegimos para ellas y otras veces no. Continúe leyendo