Etiquetas (Más notas a mí mismo)

¿Alguna vez te has preguntado por qué las cosas están “apareciendo” en tu vida como son ahora?

Estamos acostumbrados a “pegar etiquetas” a todo lo que nos rodea, personas, circunstancias y todo tipo de eventos.

Nos gusta usar “positivo” o “negativo”, “bueno” o “malo” y así sucesivamente.

Pero mirando hacia atrás, ¿cuántas veces has visto un “mal” evento que resulta ser algo maravilloso al final? ¿Cuántas veces has visto eventos aparentemente “buenos” convirtiendo tu vida en un verdadero “infierno”?

¿Qué hay sobre esa persona “decente” y “maravillosa” que te causó más dolor y problemas que aquellos que considerabas tus peores enemigos?

¿Lo ves? Vamos a aceptar de una vez por todas, que nunca vemos toda la escena y, que eso, nos hace pegar nuestras etiquetas en lugares equivocados muchas veces.

Por lo tanto, podría ser una buena opción dejar ese “negocio de etiquetado” por un tiempo y empezar a anticipar más milagros y estar listos para ser sorprendidos. Continúe leyendo

¿Por qué está sucediendo de nuevo?

Pensé que finalmente había dejado el mal hábito de añadir sal a mi comida sin probarla primero. He frenado bastante mi velocidad al comer y he tratado de mantener mis manos lejos del salero tanto como me ha sido posible, pero me he “cachado” agregando sal más a menudo comida que no lo necesita realmente.

Sí, por alguna extraña razón (tal vez mi cuerpo necesita un poco más de sodio últimamente) Mi mente sigue trayendo constantemente, pensamientos de comida salada y, el deseo constante de sal está empujando a mi mano para agarrar el salero más a menudo, tal vez esto es sólo la justificación, pero ese es un hábito en el que necesito trabajar inmediatamente antes de que cause un daño más grande.

Lo mismo ocurre con otros malos hábitos, como el miedo. El miedo es un mal hábito cuando se le permite ser el maestro de tus pensamientos con demasiada frecuencia.

¿Cómo esperas librarte de un mal pensamiento si sigues entreteniéndolo en tu mente todo el tiempo? Continúe leyendo

“Nunca pensé que esto me pasaría a mí”

 

Por alguna razón, siempre he tenido una conexión neuronal negativa vinculada a esa expresión. Y cuando oí a una persona decirlo, pero en referencia a un evento positivo, mi mente entró en estado de shock.

Mi lógica interna no podía entender que podría ser utilizada para describir una situación positiva.

Tengo un tenue recuerdo infantil de personas que lo usaban constantemente para describir sucesos trágicos de su vida. No puedo recordar a alguien en particular, o las situaciones, pero creo que fue entonces, cuando hice ese enlace neuronal con una connotación negativa.

Cuando oí esa misma frase usada en un contexto opuesto, mi mente tuvo que reconsiderar su significado y luego hacer ajustes en mi cerebro para colocarlo en una nueva “posición de almacenamiento” a fin de aceptar el significado real. Continúe leyendo