Impresionar

Hace unos años fui invitado por una amiga que era una famosa modelo a verla en un desfile de moda en Londres. Había muchas modelos no tan famosas como parte de ese show también, pero mi amiga era la “atracción principal”.

El show fue producido por un equipo de personas muy nerviosas y agitadas que estaban puliendo cada detalle con extremo cuidado. Así que como puedes imaginar, todo el mundo estaba muy nervioso y tenso. Incluso yo lo estaba y eso que yo era sólo un invitado, yo no iba a formar parte de ese evento, pero el ambiente estaba tan tenso que no pude dejar de sintonizarme en esa frecuencia estresante. Continúe leyendo