¿Tus límites?

 

Estaba hablando con Rick el otro día, quien estaba muy preocupado por su futuro.

Su abuelo fue médico, su padre fue médico y, sí, lo adivinaste, él se convirtió en médico también.

Había estado rodeado de médicos de todo tipo durante toda su vida. Asistió a reuniones y fiestas donde la mayoría de la gente eran doctores, todo su mundo estaba lleno de galenos aquí y allá.

Eso fue por un lado muy bueno, porque esa influencia lo había convertido en un buen médico, muy abierto a todo tipo de tratamientos, no sólo a la alopatía. Pero por el otro lado, también era una cosa terrible, porque había asumido toda su vida sólo su papel de médico. No podía concebir la idea de hacer otra cosa.

Había aceptado la limitación de ser siempre sólo un médico y la idea de tener un hobby o actividad fuera de su profesión era impensable para él. Continúe leyendo

Resuelve tus problemas de una manera “creativa”

“Soy muy bueno en la solución de los problemas de todo el mundo, siempre    encuentro diferentes opciones para que otros las sigan, pero yo no entiendo lo que pasa, cuando trato de encontrar mis propias soluciones, mi mente se vuelve borrosa y no puedo pensar con claridad.” Un viejo amigo me decía el otro día.

“Tal vez te estás tomando tus propios problemas de una forma muy “seria “o” visceral “y esa misma carga emocional te  está impidiendo ver las cosas con claridad”, respondí mientras comprendía perfectamente de lo que él estaba hablando y, al mismo tiempo, sintiendo la culpa de haber pasado por lo mismo ya muchas veces.

Me miró con una cara de asombro y rápidamente respondió: “Estoy tratando de ser lógico y de ver las cosas como son”

“No, estás viendo las cosas como eres ahora. Estás interpretándolas a través de tus propios filtros particulares, eso es todo.” Dije, cerrando mi boca fuertemente para evitar que más palabras salieran de ella. Continúe leyendo

El personaje

 

Constantemente leo ideas para escritores del cómo crear los personajes de sus novelas. La verdad es que sólo después de haber tratado de escribir una novela, un cuento, una fábula, un poema, etc., no te puedes imaginar lo difícil que es en realidad.

Para un escritor el estar delante de una página en blanco a la espera de ser llenada con inspiración, es una experiencia aterradora. Y créeme, las cosas se ponen peor después de la primera novela de éxito. Estás obligado a mantener la calidad de tus historias o en realidad se espera que escribas mejor con cada nuevo libro.

Así que lo mejor que puedes hacer, si es que estás pensando en la escribir tu primera, segunda, tercera o centésima novela, es escuchar a los escritores con más camino andado para que puedas aprender de sus experiencias. Continúe leyendo