No puedo aprender por ti

Para ti, que quieres aprender todo ¡ya!

 

A veces desearíamos que otras personas supieran lo que sabemos y, que pudieran hacer lo que hacemos y que fueran tan buenos como nosotros en hacer algunas cosas.

Nos frustramos cuando nuestros hijos o personas cercanas a nosotros no pueden ver el mundo de la misma manera que nosotros. Pensamos que, si pudieran ver las cosas desde nuestra perspectiva, las cosas serían mucho más fáciles para ellos.

A veces es tan difícil tratar de explicar algunas situaciones cuando las vemos desde el exterior. Pero para la gente que está “adentro” las cosas se ven complejas y abrumadoras. Y, por supuesto, no podemos entender por qué no pueden ver cosas que son tan “obvias” para nosotros.

Pero en estos casos, somos culpables también, rara vez nos paramos a pensar que los demás tienen un camino de aprendizaje muy diferente al nuestro. Necesitan pasar por las dificultades y los “problemas” que enfrentan ahora para crecer y volverse más sabios. De hecho, tú estás haciendo lo mismo ahora y es por eso que todos estamos aquí.

Por otro lado, más tarde cambiarás de lugar con ellos, por lo que verán tus errores y “problemas” con la misma frustración con la que los estás viendo en este momento.

No puedo aprender a hacer algo en tu nombre. Debes tratar de obtener tu propia experiencia, para que realmente puedas aprender y aplicar ese aprendizaje a tu propia vida.

Por ejemplo, yo tuve que aprender a patinar por mi cuenta. Tuve que intentarlo y fracasé, tuve que caerme cientos de veces, tuve que rasparme las rodillas un sinfín de ocasiones hasta que pude controlar mi equilibrio y mi cerebro obtuvo la “habilidad” para hacerlo. Entonces, yo me hice un buen patinador en mi adolescencia.

Pero no puedo yo hacer el trabajo, para que tú puedas aprender la lección también.

Sí, hay algunas cosas que puedes aprender de la experiencia de los demás, puedes evitar muchas desgracias aprendiendo de los errores de otros, pero, la mayoría de las cosas, necesitas vivirlas, caerte y levantarte de nuevo para que puedas adquirir la lección.

Debes de experimentar todo por tu cuenta, es parte de la emoción de la vida. Tu crecimiento depende de tu disposición a experimentar este universo en tu propia piel.

Yo también estoy aprendiendo, es por eso por lo que todavía estoy aquí. Te están entrenando para convertirte en un mejor tú. No puedo hacer todo el trabajo por ti, pero podemos aprender juntos.

Sí, puedo compartir mis experiencias contigo, puedo compartir mis puntos de vista contigo, puedo decirte cómo lo hice yo, pero ahora tienes la oportunidad de reunir tus propios conocimientos, construir tu propio equipaje y lograr tus propios objetivos, para que en el futuro puedas compartirlo conmigo y con otras personas que aparecerán en tu camino con ganas de aprender también.

No puedo hacer el trabajo en tu nombre, pero estoy aquí para compartir la experiencia. Y una carretera compartida se siente siempre menos empinada y peligrosa.

Después de todo, todos estamos en el mismo barco.

La luz

“Solo me llaman cuando necesitan algo”, dijo con una mirada triste en los ojos.

Y sí, sus hijos siempre le llaman cada vez que necesitan algo de él.

“Pero esa ha sido la historia de mi vida”, siguió quejándose.

“Parece que mi único papel en esta vida ha sido ayudar a otros con sus problemas”. Agregó con una mirada distante en sus ojos como recordando viejos tiempos.

“Debe ser maravilloso poder decir eso.” Contesté.

Él me miró con una curiosa luz en sus ojos. Continúe leyendo

Esto es lo que eres …

Probablemente te han dicho muchas veces que eres frío, grosero o incluso indiferente. Pero cuando te detienes a observarte, no puedes entender por qué piensan de esa manera de ti.

La mayoría de las veces la imagen de los demás sobre nosotros, es diferente de la nuestra. Y si le preguntas a la gente que te rodea cómo te ven ellos, te sorprenderás con los resultados.

Esa fuerza que te ha ayudado a superar muchos momentos difíciles y que te está ayudando a mantenerte de pie y haciendo que te sientas seguro de ti mismo, otros quizá la toman como grosería, frialdad o maldad. Continúe leyendo

Lo que no eres

He conocido a muchas personas que están convencidas de que son lo que no son. Y cuando tienes una idea en tu mente el tiempo suficiente, se convierte en parte de tu realidad.

El problema es que cuando has mantenido el concepto incorrecto, entonces el mundo exterior te causará más daño que beneficio.

Por ejemplo, conozco a un amigo cuyos padres le dijeron todo el tiempo que no era bueno en matemáticas. Le repetían todo el tiempo que era un fracaso en esa y otras ciencias. Afortunadamente para él y, para muchos de nosotros, terminó escuchando su voz interior que siempre le dijo que le gustaban mucho y terminó siendo un maestro de ciencias maravilloso que ama difundir el conocimiento a sus estudiantes y ha compartido a varias generaciones su magia.

Incluso yo me creí el viejo cuento de que las matemáticas eran difíciles y aburridas. Recuerdo a mi familia hablando de lo difícil que eran y mis compañeros de clase se quejaban todo el tiempo acerca de lo tediosas que les parecían.

Fue hasta que tuve que estudiarlas por mi cuenta para un examen difícil y que se me permitió el estudiar a mi propio paso y ritmo, que descubrí lo hermosas que son y lo agradables y divertidas que puede ser. Ahora me gusta resolver ecuaciones como un pasatiempo cuando puedo encontrar un momento libre. Continúe leyendo

Tu verdadero poder

Si alguien te dijera ahora que estás más “a cargo” de tu felicidad de lo que piensas, ¿cuál sería tu respuesta?

Por supuesto, todos ahora somos conscientes de nuestra “responsabilidad e influencia” en nuestra propia felicidad y bienestar. Hemos leído mucho últimamente acerca de la importancia de nuestros pensamientos y sentimientos para influir en nuestros resultados finales.

Pero la mayoría de las veces necesitamos un recordatorio de esto, porque tan pronto como las cosas se ponen difíciles, tendemos a olvidar nuestro propio poder y saltamos inmediatamente a “modo de desesperación”.

El XIV Dalai Lama dijo una vez: “Si no hay solución para tu problema, entonces no pierdas el tiempo en preocuparte. Si hay una solución, entonces no pierdas el tiempo preocupándote.”

Yo he estado muchas veces así, cuando he llegado a pensar que las cosas estaban muy difíciles y me sentí impotente y asustado por la “magnitud” de los problemas que tenía justo delante de mí. Pero, después de algún tiempo, con la ayuda de otros o incluso a través de mis propios méritos, finalmente me di cuenta de que las cosas no eran tan grandes como parecían. Continúe leyendo

¿La verdad?

-”Yo sólo quiero saber la verdad”. Escuché a un transeúnte decirlo con desesperación. La persona que caminaba con él, en voz baja respondió: “Pero tú ya sabes la verdad”. La primera persona actuó sorprendida al principio, pero luego asintió aceptando el comentario y tristemente apartó su vista hacia la distancia en silencio.

¿Podemos ocultarnos la verdad tan fácilmente a nosotros mismos? ¿Realmente estamos constantemente evitando verla, incluso cuando está “claramente” justo frente a nuestros ojos? Continúe leyendo

Tu lugar

Dicen que “El pasto es más verde al otro lado de la cerca”. Esto se refiere a la forma en que tendemos a mirar la vida de otras personas o cosas que no tenemos en general.

Viene de la idea de mirar el césped de un vecino y viéndolo con un mejor aspecto, más saludable y sobre todo más verde que el tuyo, pero en realidad NO ves los aspectos negativos del mismo, sino sólo menosprecias el propio.

A veces haces todo lo posible para saltar al otro lado de la valla y luego, una vez que ves las cosas desde allí, notas que la hierba no era tan verde como la habías visto desde tu perspectiva anterior. Continúe leyendo

¿Todavía importaría?

Hojeando papeles viejos entre los que encontré algunas notas antiguas que solía recibir de un amigo que trabajaba en la NASA y que debido a su alta posición allí, solía darme las últimas noticias para que las transmitiera en mi programa de radio todos los días.

Él me tenía en un grupo de correo electrónico especial donde recibía memos internos e información que a veces no estaba lista para el comunicado de prensa. Así que más de una vez tuve que desdecirme y pedir disculpas al aire, por algunas noticias que se demostraron posteriormente erróneas o que cambiaron detalles después.

A pesar de que mi amigo ya no trabaja allí, no voy a mencionar su nombre aquí, además de que sería irrelevante, porque lo que me gustaría compartir hoy es sobre una de las noticias que encontré entre mis notas del programa que era una nota de advertencia sobre un enorme asteroide que se acercaba a nuestro planeta con un alto porcentaje de posibilidades de colisión. Continúe leyendo

La ecuación

Una cosa que me gustaba de las matemáticas cuando yo era un niño, era que eran muy precisas. 2 + 2 = 4. Eso es. ¡Directo al grano!

Pero luego, cuando las matemáticas se ponen más complicadas, las cosas pueden cambiar.

No te preocupes, no voy a hablar de matemáticas hoy, sólo estoy compartiendo contigo una epifanía que tuve la otra noche, así que no esperes un tratado de matemáticas aquí, ¡lo prometo! Continúe leyendo

Nueva vista

La última vez que estuve allí me sentía triste y cansado. El campo parecía en ese momento seco y sin color. El clima era bueno, pero lo sentía frío y asfixiante. Había perdido a una tía que había sido como mi segunda madre toda la vida y desde ese momento, la vida sería muy diferente a lo que yo pensé que sería mi realidad eterna.

Una fotografía capturó ese momento. Nunca me atreví a ver la foto de nuevo, por lo que permaneció durante muchos años escondida en una caja.

La imagen de ese campo nunca cambió. En mis recuerdos estaba seco, frío y sombrío. Tampoco había vuelto a visitar ese lugar en todo este tiempo. Continúe leyendo