Posibilidad cuántica

Estás tratando de encontrar una salida, pero la oscuridad es todo lo que percibes . Estás haciendo lo mejor que puedes con lo que tienes y aun así, las cosas no cambian y la presión es cada día mayor.

Esperas ver la luz al final del túnel, pero en este momento tienes miedo de que podría ser la luz del tren que está llegando para atropellarte.

Y lo peor de todo es que las personas que te rodean, los que se supone que te levantaran el ánimo y te dieran su apoyo, son los primeros en humillarte.

Tus expectativas y planes son elevados, pero cuando no los logras rápido, la gente empieza a perder la fe en ti, ellos piensan que sólo porque tus planes toman un largo tiempo para materializarse, eres solo un soñador y un perdedor.

Así que las cosas no se ven muy prometedores, ¿verdad? Continúe leyendo

Repitiendo

¿Por qué estaba tan asustado de montar en bicicleta ese día? Desde niño había disfrutado el andar en bicicleta y a pesar de que ya habían pasado muchos años, el recuerdo de aquellos días alegres de andar en bici en los parques de mi niñez, estaba todavía fresco en mi mente.

Así que ¿cómo es que de repente sentí tanto miedo de subirme a esa bicicleta?

Después de todo, mi tío Richard simplemente quería que viera las hermosas vistas del este de Inglaterra ¿Qué podría salir mal?

Sólo la vista de esa bicicleta me hizo temblar. Sentí un enorme miedo en mi plexo solar que me impidió aceptar la invitación de mi tío. Continúe leyendo

Sólo por Hoy, olvídate de todo

Hoy en día, nuestra vida la estamos llevando a un ritmo más rápido. Corriendo, corriendo y corriendo todo el tiempo. Y las raras ocasiones en que somos libres por unos instantes, en lugar de usar ese tiempo para descansar un rato, empezamos a sentirnos culpables y comenzamos inmediatamente a buscar algo que hacer.

Es hasta que nuestro cuerpo está realmente demasiado cansado y nos pide en todas las formas que puede que paremos y le demos la oportunidad de hacer su trabajo de recuperación. Entonces, finalmente, nos tomamos un descanso y permitimos que nuestro organismo se reponga y recupere su fuerza. Continúe leyendo