Tu peor enemigo

Uno de los mayores enemigos que nos creamos nosotros solitos y que causa el daño más grande en nuestra propia vida es: el pensar demasiado.

Se necesitan horas a veces para tener una buena idea, meses para crear un buen plan previendo la mayoría de las dificultades, años para construir un imperio, pero sólo unos pocos segundos, para inventar muchas excusas de por qué las cosas pueden salir mal.

¿Alguna vez te han persuadido otras personas quienes en cuestión de minutos te dan cientos de razones por las cuales tus ideas no pueden funcionar “en el mundo real” y que sólo te estás dirigiendo a un gran fracaso?

¿Cuántas veces has hablado con personas “muy bien informadas” que te aseguran que tienen toda la experiencia y todos los conocimientos en el mundo necesarios para anticipar tu ruina?

Ese tipo de “expertos” son más abundantes en este mundo que cualquier otra cosa. Continúe leyendo

Mirando el futuro

Cuando miramos el cielo nocturno en realidad estamos viendo el pasado, no el presente real. Todas las estrellas y los planetas están muy lejos y hasta la luz tiene que viajar a través del espacio para llegar hasta nosotros. Así que las luces que observamos en la noche son sólo mensajeros antiguos que dejaron su destino hace mucho tiempo y ahora todo lo que estamos viendo es la llegada de ese “mensaje” a nuestro planeta.

Así que tal vez algunas de esas estrellas ya no existen y, lo que vemos es una luz fantasma que nos informa que en algún momento, un sol como el nuestro se posicionó en la dirección e que estamos viendo en este momento. Continúe leyendo