Ese obstáculo

Tenía prisa, caminaba más rápido que de costumbre, y eso significa muy rápido porque siempre ando a las carreras, cuando de repente justo después de girar a la derecha en una esquina, encontré un neumático enorme con una rama de árbol en el medio bloqueando la acera.

¿Quién se atrevió a dejar ese obstáculo en medio de la banqueta?

“Alguien podría resultar herido, ¿no pensaste en eso cuando dejaste estas cosas aquí?”, Dije en voz alta, en caso de que el culpable estuviera aún esperando para reírse cuando alguien chocara. “Pero no había nadie allí.

Traté de mover esa gran rama para despejar el camino y, cuando empecé a sacarla, pude ver un gran agujero en el suelo. Parecía que alguien había caído ahí antes y entonces, con el fin de evitar que otra persona cayera de nuevo, pusieron un neumático grande y una rama de árbol para cubrirlo y así evitar más accidentes.

Me quedé allí un rato. Continúe leyendo

Creador de problemas

Todos los días estamos expuestos a muchos problemas, con muchas variantes, con muchas soluciones o decisiones frente a nosotros que llevan a aún más consecuencias.

Una vez que decidimos lidiar con uno de estos “problemas” debemos encontrar su raíz y, como un amigo solía decir: “Alguien debe tener la culpa de esto y no voy a ser yo”.

Por lo tanto, encontrar a alguien más para culpar, no es una tarea difícil. Por lo general lo hacemos de forma inmediata y automática.

Pero entonces, encontrar una solución se vuelve aún más difícil. Vincular la posible solución con nuestro problema y esperar a que quien culpamos se encargue de resolverlo, hace imposible el progreso.

Pero el cambiar esa mentalidad podría beneficiarnos inmensamente. Continúe leyendo

Tu imagen mental

 

Dicen que debemos estar claros a dónde vamos, para llegar al lugar que deseamos llegar. Y eso es verdad.

Estoy seguro de que la mayor parte del tiempo, sales de tu hogar con un destino en mente. Cuando tomas el metro, un taxi, o te subes a tu auto, tienes un punto final definido en tu mente. De lo contrario, tú y otras personas se molestarían fácilmente. Especialmente los conductores de taxi, pues a ellos les gusta saber a dónde te llevarán, en vez de conducir como hormigas perdidas por toda la ciudad.

En la vida, se considera una buena práctica tener metas para lograr, lugares para ir y gente a quienes amar. Y eso es bueno también.

El verdadero problema surge, cuando se tiene una “imagen mental fija” de cómo deben suceder las cosas. Continúe leyendo

Encuentra tu esperanza (Auto-recordatorio)

¿Recuerdas ese momento en que pensabas que todo estaba perdido y no había solución posible para ese problema?

Cuando eras un niño, había momentos en que las cosas parecían imposibles de lograr, cosas como sujetar la cuchara apropiadamente, alcanzar un juguete en un cajón alto, solucionar una suma en el pizarrón mientras todos los compañeros te observaban, etc.

Probablemente hubo momentos en que te sentiste nervioso de decirle a tus padres que habías roto su jarrón favorito por accidente mientras jugabas con tu pelota dentro de casa. Simplemente no podías pensar en una forma de salir de esa situación, ¿verdad?

A medida que avanzas en tu vida, las pruebas se vuelven más difíciles y las situaciones parecen más complicadas. Pero, cuando ves hacia atrás, puedes ver que siempre fuiste capaz de encontrar una solución para cada tribulación que encontraste en tu camino, ¿no es así? Continúe leyendo

Hazte presente

A veces nos quejamos de la falta de apoyo de nuestra familia, la falta de comprensión de nuestros amigos y conocidos y, de cuánto sufrimos nuestra soledad, en lugar de aprender de ella.

Cuando estamos en tales estados mentales, tendemos a buscar a alguien que nos escuche, queremos ser entendidos, ser apoyados.

Pero tan pronto como tratamos de encontrar esas cosas en otros, nos enfrentamos a una fría pared de indiferencia y nuestra soledad se hace aún más grande.

Todos hemos estado allí. ¿Pero te has dado cuenta, de cuando has estado del otro lado?

¿Cuántas veces has evitado a un amigo con un problema que está tratando de llegar a ti para que él / ella pueda simplemente ser escuchado?

Probablemente hubo un momento en que alguien esperaba que le prestaras un oído atento, pero tú estabas demasiado ocupado, demasiado cansado o, simplemente, no estabas “de humor.” Continúe leyendo

El charco

Después de una terrible tormenta, iba apresurado a ver a un cliente tratando de encontrar atajos en el camino para llegar a tiempo.

Me decidí a pasar por un parque que nunca había visto antes, pero, que estaba en el camino a la oficina de mi cliente. Estaba caminando muy rápido y de repente, después de una curva, me encontré frente a un gran charco.

Al principio, pensé en tratar de saltarlo o, lentamente caminar sobre de él, pero la imagen de un video que vi de un auto que se hunde en un charco aparentemente inocente me vino a la cabeza. Este video muestra un automóvil cruzando un charco aparentemente inofensivo en una calle de una ciudad, pero al parecer estaba cubriendo una enorme “zanja”, sin saberlo, el coche siguió avanzando y de repente desapareció dentro del “charco”. Continúe leyendo

Tu silencio

Hoy en día, las palabras vacías están de moda. Todo el mundo tiene que decir algo todo el tiempo.

Incluso cuando no saben qué decir, aunque no tengan idea de lo que están hablando.

Si una persona está hablando de algo que le pasó el día anterior, otra gente por lo general, tendrá una anécdota “más interesante”, “más escalofriante”, “más fabulosa” etc., para agregar.

Si alguien tiene algún tipo de enfermedad o está pasando por un momento difícil, siempre habrá esa persona que está pasando por algo mucho más terrible que los demás. Como si menospreciar los problemas y dilemas de los otros fuera algún tipo de concurso. Continúe leyendo

Conocimiento

Cuando observo las cosas que he vivido hasta ahora, me doy cuenta de que la mayor parte de mi experiencia, esas cosas que considero como conocimiento valioso, son principalmente el resultado de eventos dolorosos.

Soy capaz de caminar debido a que muchas veces, me caí al intentar dar mis primeros pasos cuando yo era pequeño, sí, me dolió, me levanté de nuevo y seguí tratando de imitar a las personas a mi alrededor que eran capaces de caminar sin ningún problema .

Fue doloroso cada vez que me caí, pero eso no me impidió levantarme de nuevo y probar una vez más. Y ahora gracias a eso, puedo caminar por horas y disfrutarlo mucho. Continúe leyendo

Escapando

Escapar es considerado como una parte de nuestro sistema natural de defensa. Por lo general se le llama: respuesta de lucha o huida.

Según esta teoría, el sistema nervioso simpático reacciona ante el peligro con una secreción hormonal de diferentes hormonas, aminas y neurotransmisores (norepinefrina, epinefrina, estrógeno, testosterona, cortisol y otros). Así preparando al sujeto para la lucha o huida.

En estos tiempos modernos, por lo general NO necesitamos la parte de lucha en la ecuación, (con la excepción de las grandes ciudades y las zonas problemáticas, por supuesto). Así que la parte de la huida es mucho más activa en algunas personas.

Tenemos la tendencia a evadir nuestros problemas y mirar hacia el otro lado. Continúe leyendo

La ecuación

Una cosa que me gustaba de las matemáticas cuando yo era un niño, era que eran muy precisas. 2 + 2 = 4. Eso es. ¡Directo al grano!

Pero luego, cuando las matemáticas se ponen más complicadas, las cosas pueden cambiar.

No te preocupes, no voy a hablar de matemáticas hoy, sólo estoy compartiendo contigo una epifanía que tuve la otra noche, así que no esperes un tratado de matemáticas aquí, ¡lo prometo! Continúe leyendo