¿Lo mismo?

Estaba esperando el metro en Londres, Inglaterra en una estación llena de gente y no pude dejar de oír por casualidad la conversación de dos señoras de mediana edad charlando alegremente a mi lado.

Una de ellas había ido de vacaciones a España y estaba sorprendida por algunas particularidades de la lengua, ella dijo algo así: “En España le dan género a los objetos, por ejemplo, ellos llaman una silla ´ella’, (lo que quiso decir es que  se clasifica como femenino) y a un zapato un ‘el’ (masculino), y eso le sonaba demasiado ‘extranjero’, dijo con una expresión de sorpresa en su cara.” Continúe leyendo

Generalizando

Supongo que el aprendizaje de la virtud de la paciencia es uno de los más difíciles para mí.

Intento todo el tiempo ser tan tolerante como sea posible, pero a veces, encontrar la comprensión para hacer frente a ciertas actitudes es realmente muy difícil. Y creo que esa es la razón por la que tengo que repetir esa lucha interior constantemente.

Uno de los grandes problemas que hay en nuestra sociedad hoy en día, es la generalización. Tendemos a poner una etiqueta en las personas, razas, países, profesiones y así sucesivamente. Y hasta la ciencia ha caído en ese vicio muchas veces a lo largo de la historia. Continúe leyendo