Y nunca fue lo mismo…

Después de muchos años de ausencia, finalmente pude regresar a la capital de los Estados Unidos. Un lugar muy querido para mí puesto que viví y estudié allí por algunos años.

Es un lugar muy impresionante con sus edificios y monumentos blancos. Yo estaba muy emocionado de ir a ver cómo estaban las cosas allí en ese momento. Y sí, eso era una gran cosa en mi mente porque sólo me preguntaba constantemente: ¿cómo se vería ese lugar a mis ojos ahora?

¿Seguirían ahí las mismas personas? ¿Encontraría a mis amigos y compañeros de clase viviendo como siempre? ¿Qué sería diferente hoy en día? ¿Me gustarían los cambios? Continúe leyendo

Sin ninguna razón en particular

 

Tenía mucha prisa y como de costumbre no encontraba cambio en mi bolsillo, tenía que comprar el boleto rápido ya que había demasiada gente haciendo una línea detrás de mí y el tiempo en las primeras horas del día pasa increíblemente rápido para todo el mundo.

Finalmente tomé un billete de 10 libras de mi cartera, pero la máquina de billetes no la aceptó, necesitaba pagar la cantidad exacta.

Pensé: “Voy a pagar el boleto de la persona detrás de mí” me di la vuelta y le pregunté a un caballero a dónde iba, me miró con una mirada de perplejidad en sus ojos y me dijo su destino, compré los dos boletos y le di el suyo, inmediatamente él trató de darme el dinero que tenía ya listo en su mano.

Le dije: “Está bien, guárdelo” le sonreí y corrí hacia el metro que estaba a punto de salir de la estación.

Una vez en el tren, el mismo hombre que pudo entrar al mismo tiempo, me preguntó: “¿Por qué hizo eso? Le estaba dando el dinero para el boleto y no lo aceptó, no tenía que darme ningún cambio ya que le estaba dando la cantidad exacta “.

Sonreí y le dije que hace unos años, mientras cambiaba de tren en Hamburgo, Alemania, tenía mucha prisa por tomar un tren y solo tenía dólares americanos en mi bolsillo, no tuve tiempo de cambiar a Marcos alemanes para comprar mi boleto y no me aceptaron los dólares para la transacción. Así que, un hombre muy amable se ofreció a pagar mi boleto, le ofrecí los dólares y él no los aceptó. Él sólo me dijo que quería hacer algo bueno por alguien ese día, por “ninguna razón en particular. Pensaremos en una buena razón más tarde “, dijo y nos reímos.

Si quieres leer el resto de este artículo y más como este entra aquí

Consideración

“Debo estar haciéndome viejo”, pensé.

Cuando era más joven, recuerdo haberme sentido mal por aquellos viejos gruñones que se pasaban todo el tiempo quejándose de todo y de todos.

Mi abuela solía decir: “Cuando yo tenía tu edad, la gente era educada, nunca le faltábamos al respeto a los demás.”, “Tu generación no sabe lo que son los buenos modales”, etc.

Y ahora, yo me he convertido en ese viejo gruñón que no puede ya dar crédito ni a sus ojos ni a sus oídos.

Probablemente suena como chapado a la antigua, pero recuerdo que los hombres nunca decían malas palabras delante de las mujeres. Si una mujer escuchaba a un hombre maldiciendo y, él se daba cuenta de ello, él inmediatamente se disculpaba con ella. Hoy en día, he oído las peores palabras saliendo de la boca de mujeres. De hecho, las usan excesivamente, probablemente para tratar de demostrar que no son débiles o algo por el estilo.

Yo no uso groserías, en primer lugar, porque mi vocabulario no es tan limitado, así que no tengo necesidad de usarlas y, aparte hay varios problemas neurológicos causados por el uso excesivo de estas al limitar nuestras conexiones neuronales a un número reducido de palabras.

Creo que, cuando alguien dice: “No puedo evitarlo, así soy yo y esa es mi manera de hablar” es una falta de respeto a su propia inteligencia y su verdadero ser. Por qué el declarar: “Sí, soy tan estúpido que sólo puedo usar unas pocas palabras para describir y nombrar todo a mi alrededor y no puedo tratar de aprender más y ser una mejor persona para mí y los que me rodean” ¿es considerado hoy en día como una legítima “razón” para caer en la mediocridad?

Sí, queridas damas, todavía creo que, si un hombre no puede mostrar algo de respeto al dirigirse a ustedes, él no podrá realmente amarlas en forma alguna, pero no presten atención a mis palabras, soy sólo yo. Mejor observen sus experiencias pasadas y decidan por sí mismas.

Sólo me gustaría saber, por qué tantas personas últimamente están tan amargadas, que tratan de hacer daño y humillar con sus palabras, comentarios y acciones a tantas personas como les sea posible, en realidad eso es demasiado fácil de hacer, el desafío real es ser diferente, dar palabras de aliento a los demás, mostrar respeto a todo ser viviente que se cruza en tu camino y ser lo suficientemente valiente como para seguir a tu corazón y ser tan real como te sea posible, en lugar de limitarte y llegar a ser solamente un monito de imitación. Ser tú mismo sin tener que preocuparte acerca de lo que pensarán los demás, te traerá la libertad que siempre has soñado.

Si quieres leer el resto de este artículo y más como este entra aquí

Sólo un segundo

No importa si tu vida no ha cambiado en muchos años.

No importa si te dicen que tu vida está asegurada. No existe tal cosa. Nada en este universo es estático, asegurado o fijo. Incluso las rocas tienen millones de átomos que se mueven dentro de ellas todo el tiempo.

Tú podrías estar preocupado en este momento acerca de un problema que parece insuperable, no ves puertas abiertas a la vista y no hay soluciones plausibles a la mano.

Y, sin embargo, tu vida podría cambiar por completo en el siguiente segundo. Continúe leyendo

Déjalos ir

Una de las cosas más difíciles en la vida es, cuando alguien a quien amamos, nos deja de forma permanente. Cuando un ser querido deja este plano físico o simplemente sigue un camino diferente, es difícil para nosotros admitirlo.

A veces hasta nos enojamos con Dios, con el Universo o simplemente con el destino, pero siempre es muy difícil de aceptar y comprender la partida.

Yo estaba hablando con un grupo de estudiantes acerca de la muerte de un famoso cantante que murió por un disparo por accidente, (Fue confundido por un sicario). Continúe leyendo

Feliz

Me sentía contento esa mañana. En realidad estaba disfrutando de esa sensación de “nada está mal en el mundo”, cuando de repente el hemisferio izquierdo de mi cerebro le preguntó al hemisferio derecho ¿qué era lo que lo tenía tan contento?

Tal vez este estado inusual de felicidad fue demasiado sospechoso para ese lado del cerebro que siempre está analizando y cuestionando todo el tiempo.

Por supuesto, se las arregló para encontrar más de una “razón” para dejar “el exceso de felicidad” y dedicar tiempo para procesar  información más “útil” y preocupante.

Así que mi mente comenzó a hacer una lista de todas aquellas cosas en mi pasado que estaban sin terminar, poco claras e injustas ante mis ojos para que pudiera volver al patrón regular de intranquilidad, más natural y más popular en estos días en este mundo. Continúe leyendo

Conceptos

 

Es increíble cuando se comparan las diferencias entre varios conceptos que pensé que eran un poco más de “normalizar” al igual que “el éxito”, “belleza”, “bueno”, “malo” y así sucesivamente.
Por alguna extraña razón siempre he pensado que todos compartimos los mismos conceptos sobre muchos temas, como la noción de “buena”, por ejemplo. Fue años más tarde al tener que interactuar con personas de diferentes países como un visitante y observador, que tuve mi primer “choque cultural”.
Así que tal vez las ideas no son tan diferentes, pero nuestras interpretaciones son. Lo que mi comunidad considera un crimen, una cultura diferente considera como algo normal, incluso lógico. Continúe leyendo

¿Cuál es tu alacrán?

Yo escuchaba a un grupo de damas en un parque, estas se quejaban de la existencia de cosas y personas malas.

Una de ellas decía que Dios no debería permitir que las cosas, personas o eventos malos existieran. El resto del grupo a su alrededor asintió con la cabeza.

Continué mi paseo pensando que cuando yo era pequeño, tenía esa misma postura hacia los alacranes. Yo tenía mucho miedo de ellos. Y estaba tan aterrorizado de ellos que los atraía por docenas. Cuando íbamos a visitar a mis primos en una región donde los alacranes son muy comunes, siempre se sorprendían al ver que tan pronto como llegaba yo a su casa, los alacranes comenzaban a aparecer en las paredes, en las esquinas, debajo de las camas ( especialmente debajo de la cama en la que yo durmiera), en el techo, etc. Por supuesto, mi temor era tan fuerte que les atraía obviamente. (Este es un claro ejemplo de la Ley de Atracción funcionando). Esa horrible sensación de miedo los atraía tan pronto como yo me hacía presente. Continúe leyendo

Dónde quiera que estés

Si miras a tu alrededor en este momento, ¿qué ves? O mejor dicho, ¿te gusta lo que ves? ¿Estás en el lugar donde planeaste estar hace un año? ¿Son las circunstancias como las deseabas en aquel entonces?

Si contestaste que sí a todas esas preguntas, enhorabuena, has llegado a la meta. Pero si contestaste que no a cualquiera o a todas, entonces no te preocupes. Eres un ganador de todos modos porque, lo creas o no, estás en lugar en el que estás destinado a estar en estos momentos.

Probablemente tus metas y sueños eran diferentes y piensas que estás en donde no se supone que deberías el día de hoy. Pero eso no es así. Continúe leyendo

Limpieza

Una de las mejores cosas de decidirte a limpiar ese lugar en tu casa que has estado descuidando desde hace mucho tiempo, es que puedes encontrar muchas cosas que se habían perdido y que nunca imaginaste que encontrarías de nuevo y especialmente, ¡en ese lugar!

Una vez que decides empezar a sacar cosas de esa caja abandonada, armario, despensa, etc. Te sorprenderás de todas las cosas que estaban ocultas allí, mientras más “exploras” ahí adentro, más encontrarás y, empiezas a desear haber hecho esta limpieza antes. Continúe leyendo