Sé resiliente

En una plática el día de ayer, comentaba acerca de un amigo que fue un hombre muy sólido y fuerte la mayor parte de su vida, pero el día en que su esposa falleció, comenzó a perder su fuerza y deseos de seguir viviendo.

Siempre es difícil perder a un ser querido, especialmente una persona muy cercana. Y una vez que caemos, el ponernos de pie nuevamente es una tarea abrumadora para la mayoría de nosotros.

Después de una pérdida, un fracaso, un accidente, etc., las cosas se ponen muy difíciles y recuperar nuestra fuerza y paz interiores parece casi imposible. Y aunque el tiempo cura casi todas las heridas, siempre hay algunas cosas que podemos hacer para acelerar nuestra recuperación. Continúe leyendo

Toma un descanso, este es su tiempo

Hay días en que no se puede mirar sólo el lado bueno de todo, cuando no tienes la fuerza para seguir adelante, cuando sientes que tu trabajo ha sido en vano y lo que deseas es esconderte y abandonarlo todo.

Eso es normal y por favor no te sientas mal por ello. Incluso la madre naturaleza tiene que tomar un descanso de vez en cuando. Además es un poco como los comerciales en la televisión. Cuando yo era un niño, solía odiarlos por interrumpir mis caricaturas favoritas, pero luego aprendí a hacer cosas útiles durante ese tiempo, como ir al baño, preparar una taza de té o un buen sándwich. Así que pensé que después de todo no eran tan malos. Continúe leyendo

El paraíso dentro de ti

Un amigo me dijo que cuando te caes, lo peor que alguien puede decirte es: “Échale ganas… “, “Levántate y síguele… ” Etc.

Cuando te caes, te duele, te llenas de la ira, la frustración, la tristeza, etc., y la última cosa que quieres escuchar es algo como: “¿Oh qué?¿Te caíste?”, “No te preocupes sigue adelante… “, etc.

Sé que la gente dice cosas así, la mayor parte del tiempo, con una buena intención, pero lejos de ayudar nos hacen sentir más enojados. Luego el enojo genera más situaciones malas y cuando tratamos de levantarnos de nuevo podríamos tropezar otra vez y hacer las cosas aún peor. Continúe leyendo