Tu fuerza es …

Se sentía realmente mal esa mañana. Ella había estado tratando de ser fuerte durante demasiado tiempo y eso requiere mucho esfuerzo. Su fuerza empezaba a desvanecerse y la desesperación era más que evidente en sus ojos.

Me miró con los ojos más tristes que he visto en mi vida. Su voz proyectó su estado interior y después de decir hola con una voz taciturna, me dijo que ella sentía que ya no podía soportarlo.

La vida la había tratado mal y ha estado pasando por un período difícil en todas las áreas de su vida.

Ella sabía muy bien que necesitaba cambiar su actitud, pensamientos y sentimientos para poder volver a ponerse en pie una vez más. Pero esta vez ella sentía que eso era demasiado para ella.

Ella me pidió que le diera sólo un aspecto de ella que pudiera darle esperanza para el futuro.

“Dime sólo una cosa para hacerme sentir fuerte una vez más” Ella dijo con una voz desesperada. Continúe leyendo

Encuentra tu esperanza (Auto-recordatorio)

¿Recuerdas ese momento en que pensabas que todo estaba perdido y no había solución posible para ese problema?

Cuando eras un niño, había momentos en que las cosas parecían imposibles de lograr, cosas como sujetar la cuchara apropiadamente, alcanzar un juguete en un cajón alto, solucionar una suma en el pizarrón mientras todos los compañeros te observaban, etc.

Probablemente hubo momentos en que te sentiste nervioso de decirle a tus padres que habías roto su jarrón favorito por accidente mientras jugabas con tu pelota dentro de casa. Simplemente no podías pensar en una forma de salir de esa situación, ¿verdad?

A medida que avanzas en tu vida, las pruebas se vuelven más difíciles y las situaciones parecen más complicadas. Pero, cuando ves hacia atrás, puedes ver que siempre fuiste capaz de encontrar una solución para cada tribulación que encontraste en tu camino, ¿no es así? Continúe leyendo

No va a desaparecer, hasta que…

“… Pero he hecho todas las visualizaciones, meditaciones, afirmaciones y cualquier ejercicio espiritual que te puedas imaginar, pero mi situación sigue siendo la misma” me dijo un amigo ayer con un tono desesperado.

“Conozco la sensación” contesté con experiencia de primera mano.

“Creo que he hecho todo lo posible para cambiar mi vida y circunstancias, pero, simplemente no veo que estos problemas desaparezcan de mi vida”. Él se quejó amargamente. Continúe leyendo

Resuelve tus problemas de una manera “creativa”

“Soy muy bueno en la solución de los problemas de todo el mundo, siempre    encuentro diferentes opciones para que otros las sigan, pero yo no entiendo lo que pasa, cuando trato de encontrar mis propias soluciones, mi mente se vuelve borrosa y no puedo pensar con claridad.” Un viejo amigo me decía el otro día.

“Tal vez te estás tomando tus propios problemas de una forma muy “seria “o” visceral “y esa misma carga emocional te  está impidiendo ver las cosas con claridad”, respondí mientras comprendía perfectamente de lo que él estaba hablando y, al mismo tiempo, sintiendo la culpa de haber pasado por lo mismo ya muchas veces.

Me miró con una cara de asombro y rápidamente respondió: “Estoy tratando de ser lógico y de ver las cosas como son”

“No, estás viendo las cosas como eres ahora. Estás interpretándolas a través de tus propios filtros particulares, eso es todo.” Dije, cerrando mi boca fuertemente para evitar que más palabras salieran de ella. Continúe leyendo

Tu mundo se derrumba

¿Así que estás teniendo problemas con tu pareja, siendo desalojado de tu casa, tu perro murió y has sido diagnosticado con una enfermedad muy extraña?

Ok ¡bienvenido a la vida! Todos estamos pasando por tiempos difíciles en estos momentos, algunos peores que otros, pero todos tenemos algo desafiante pasando en nuestras vidas. Continúe leyendo

El alambre de metal

En un sueño, yo estaba caminando muy rápido como si estuviera mucha prisa en llegar a algún lugar, de repente veía a un hombre cuyos pies se enredaban en un cable metálico y casi caía al suelo, pero de alguna manera logró escaparse y, entonces pateaba con furia el cable en mi dirección, éste atrapaba mis pies, pero yo sí me caía. Sí, a veces puedo ser así de torpe cuando estoy despierto.

Me quedaba en el piso mirando el alambre todavía envuelto alrededor de mis pies y en lugar de enojarme y aventarlo para ver a otra persona de ser una nueva víctima del alambre vengador, pensé que podría serme muy útil y lo guardaba. Entonces me desperté. Continúe leyendo

El plan

Una de las cosas que realmente odiaba cuando me pasaba algo inesperado, es que la gente, (por lo general mi familia), me preguntara: “¿Y ahora, qué vas a hacer?”

Ni siquiera me acababa de recuperar de ese evento cuando ya estaban preguntándome, lo que iba a hacer al respecto de algo que había sido, bueno… inesperado. Continúe leyendo