Retos

Estaba seguro de conocer ese tema de memoria.

Pensé que no tenía necesidad de revisar mis libros una vez más, pero cuando mi cerebro siguió luchando por encontrar las respuestas a esa pregunta, me di cuenta de que tenía que estudiar la lección una vez más.

Cuando era niño siempre odié los exámenes, especialmente las pruebas sorpresa.

Pero después de terminar la escuela, temí a las pruebas de la Vida.

Cuando una situación inesperada me obligaba a desempolvar mis conocimientos sin una planificación previa, me asustaba y muchas veces eso me llevó al fracaso. Continúe leyendo

Compárate

Dicen que una de las principales causas de infelicidad en nuestros tiempos, empiezan cuando la gente empieza a juzgar las vidas de los que les rodean y las comparan con la suya.

Comparan sus vidas, sus posesiones, sus “éxitos y fracasos”, su salud y así sucesivamente y, de inmediato, la tristeza se instala en su sistema interno.

Un amigo mío que solía ser un actor muy conocido me dijo que estaba muy sorprendido con la opinión de los demás sobre lo que era su vida. Pensaban que vivía una vida muy glamorosa y envidiable.

La gente constantemente le preguntaba sobre los eventos y celebridades que pensaban que él solía visitar todo el tiempo. Se inquietaba con sus ideas de lo que debería ser su vida.

Incluso me habló de la envidia y críticas que recibía de conocidos por una vida que pensaban estaba llena de excesos, drogas y frivolidades. Nada más lejos de la verdad.

De hecho, él era más feliz estando solo, dando largos paseos en su rancho y observando aves en el bosque.

Un conocido mutuo sentía envidia de la vida que él “creía” que nuestro amigo vivía. También era actor, pero no muy exitoso, yo pienso que esa era la principal razón por la que se sentía tan celoso de él.

Creo él estaba amargado porque comparaba su vida y su carrera con nuestro amigo mutuo. Y ese era su principal problema.

Creo que tenemos muchos celos delirantes. Podríamos pensar que otras personas, especialmente las celebridades, viven una vida maravillosa sin ningún tipo de preocupación, pero si cavamos lo suficientemente profundo, encontraremos lo lejos que estamos de la verdad.

Probablemente otras personas piensan que tú tienes una vida maravillosa, descuidada y fácil e incluso se sienten resentidos por eso. Por supuesto, si pudieras decirles ¿Quieres seguir leyendo este artículo y otros parecidos? Haz click 

Encuentra tu esperanza (Auto-recordatorio)

¿Recuerdas ese momento en que pensabas que todo estaba perdido y no había solución posible para ese problema?

Cuando eras un niño, había momentos en que las cosas parecían imposibles de lograr, cosas como sujetar la cuchara apropiadamente, alcanzar un juguete en un cajón alto, solucionar una suma en el pizarrón mientras todos los compañeros te observaban, etc.

Probablemente hubo momentos en que te sentiste nervioso de decirle a tus padres que habías roto su jarrón favorito por accidente mientras jugabas con tu pelota dentro de casa. Simplemente no podías pensar en una forma de salir de esa situación, ¿verdad?

A medida que avanzas en tu vida, las pruebas se vuelven más difíciles y las situaciones parecen más complicadas. Pero, cuando ves hacia atrás, puedes ver que siempre fuiste capaz de encontrar una solución para cada tribulación que encontraste en tu camino, ¿no es así? Continúe leyendo

Consideración

“Debo estar haciéndome viejo”, pensé.

Cuando era más joven, recuerdo haberme sentido mal por aquellos viejos gruñones que se pasaban todo el tiempo quejándose de todo y de todos.

Mi abuela solía decir: “Cuando yo tenía tu edad, la gente era educada, nunca le faltábamos al respeto a los demás.”, “Tu generación no sabe lo que son los buenos modales”, etc.

Y ahora, yo me he convertido en ese viejo gruñón que no puede ya dar crédito ni a sus ojos ni a sus oídos.

Probablemente suena como chapado a la antigua, pero recuerdo que los hombres nunca decían malas palabras delante de las mujeres. Si una mujer escuchaba a un hombre maldiciendo y, él se daba cuenta de ello, él inmediatamente se disculpaba con ella. Hoy en día, he oído las peores palabras saliendo de la boca de mujeres. De hecho, las usan excesivamente, probablemente para tratar de demostrar que no son débiles o algo por el estilo.

Yo no uso groserías, en primer lugar, porque mi vocabulario no es tan limitado, así que no tengo necesidad de usarlas y, aparte hay varios problemas neurológicos causados por el uso excesivo de estas al limitar nuestras conexiones neuronales a un número reducido de palabras.

Creo que, cuando alguien dice: “No puedo evitarlo, así soy yo y esa es mi manera de hablar” es una falta de respeto a su propia inteligencia y su verdadero ser. Por qué el declarar: “Sí, soy tan estúpido que sólo puedo usar unas pocas palabras para describir y nombrar todo a mi alrededor y no puedo tratar de aprender más y ser una mejor persona para mí y los que me rodean” ¿es considerado hoy en día como una legítima “razón” para caer en la mediocridad?

Sí, queridas damas, todavía creo que, si un hombre no puede mostrar algo de respeto al dirigirse a ustedes, él no podrá realmente amarlas en forma alguna, pero no presten atención a mis palabras, soy sólo yo. Mejor observen sus experiencias pasadas y decidan por sí mismas.

Sólo me gustaría saber, por qué tantas personas últimamente están tan amargadas, que tratan de hacer daño y humillar con sus palabras, comentarios y acciones a tantas personas como les sea posible, en realidad eso es demasiado fácil de hacer, el desafío real es ser diferente, dar palabras de aliento a los demás, mostrar respeto a todo ser viviente que se cruza en tu camino y ser lo suficientemente valiente como para seguir a tu corazón y ser tan real como te sea posible, en lugar de limitarte y llegar a ser solamente un monito de imitación. Ser tú mismo sin tener que preocuparte acerca de lo que pensarán los demás, te traerá la libertad que siempre has soñado.

Si quieres leer el resto de este artículo y más como este entra aquí

Tu sombrilla multicolor

Estaba abrumado con todas las instrucciones que tenía que seguir para realizar una buena ceremonia. Después de todo yo era un huésped del Rey de los tibetanos, Tenzin Gyatso Su Santidad, XIV Dalai Lama. Y yo no podía simplemente olvidar un detalle, ya que quería mostrarle a todos los Gueshes (Maestros) que yo no era un pésimo estudiante después de todo.

Pero siendo un occidental típico, de ciudad y sin antecedentes budistas, el hecho de hacer un ritual que tomaba casi 6 horas para completar, estaba más allá de mis fuerzas.

“Bueno, después de todo ellos saben que no soy un monje y que estoy aquí sólo como invitado” me repetía a mí mismo tratando de no sentirme tan mal por mi mala memoria. Continúe leyendo

Tu aventura

Hace dos décadas empecé una gran aventura. Una vuelta al mundo visitando 100 ciudades en 40 países. Habíamos planeado completar este recorrido en un año exactamente, pero terminamos tomando más de un año y medio, sí nos olvidamos de las sorpresas inesperadas (buenas y extrañas) que siempre encontrarás en cada viaje. Continúe leyendo

Feliz

Yo escuchaba a un amigo que no dejaba de repetir que él sería feliz si pudiera comprar un nuevo teléfono móvil, entonces su esposa dijo que ella sería feliz cuando pudiera vender su coche y comprar uno nuevo, a continuación, otra persona dijo que todas esas cosas eran tonterías, que él iba a ser feliz tan pronto como recobrara la salud y otras personas hicieron comentarios similares.

Cuando me preguntaron que ¿cuándo iba yo a ser feliz? Sólo les dije: Yo soy feliz en este momento. Eso no quiere decir que tengo todo lo que deseo en este momento, eso no quiere decir que no tengo metas o sueños que cumplir. Sólo significa que decidí ser feliz ahora y seguir mis sueños y lograr mis metas, mientras que soy feliz todo el tiempo. Continúe leyendo