Posponiendo tu bienestar

“Y cuando tenga una casa nueva, entonces estaré feliz”, dijo esta mujer a su compañera en voz alta como si quisiera que todo el mundo se enterara.

“Entonces sabré que todo lo que he hecho ha valido la pena, todo el dolor, todo el trabajo duro, mi sufrimiento.” La señora que estaba sentada a su lado la miró en silencio.

“Entonces seré capaz de sonreír de nuevo y saber que todo estará bien. Concluyó con un tono triunfal.

La señora que viajaba con ella le preguntó después de unos segundos: “¿Cuánto tiempo has esperado que eso suceda?”

“Treinta años” contestó la primera dama. Continúe leyendo