¡Rápido!

En mi humilde opinión, no hay nada más frustrante que esperar.

Sí, lo confieso: soy muy impaciente. Odio tener que esperar durante mucho tiempo. Normalmente me gusta que las cosas estén ahí, listas para mí en lugar de tener que matar el tiempo mientras recibo lo que quiero.

Y, por supuesto, esto me ha causado muchos dolores de cabeza en mi vida a lo largo de los años.

Especialmente cuando las cosas van mal, me gustaría descubrir un hechizo mágico para que las cosas cambiaran de curso inmediatamente.

Pero, como ya sabes, esto no es posible y para entender por qué las cosas deberían ser así, es algo que muchas veces no soy muy bueno. Continúe leyendo

Nuevos comienzos

Cuando recibí la noticia, no podía creer que me estuviera sucediendo a mí. No tenía tiempo para enfermarme, no tenía tiempo para descansar, no tenía tiempo para perderlo cambiando mi estilo de vida. 

Debe haber una manera rápida de deshacerse de esa enfermedad.

Después de todo, hacemos todo lo rápido hoy en día, ya no tenemos que cocinar, comemos comida rápida, llevamos nuestra ropa a la lavandería y la recogemos limpia y planchada, así que no tenemos que perder el tiempo haciéndolo nosotros mismos, Usamos un servicio de taxi para llevarnos a todas partes para que no tengamos que conducir más, nuestro teléfono inteligente encontrará la forma más rápida y más rápida para no perder un segundo en el tráfico.

Vivimos nuestra vida a alta velocidad y estamos acostumbrados a conseguir lo que queremos rápido y fácil.

Internet responde a todas nuestras preguntas y nos proporciona toda la información que necesitamos en cuestión de segundos.

Así que no hay excusa para que una enfermedad se prolongue en nuestros cuerpos. Tiene que haber una píldora, un tratamiento o un método para que me deshaga de cualquier cosa que se atreva a retrasar mi ritmo de mi día a día. Continúe leyendo

A tu propio paso

¿Alguna vez te sentiste mal, triste o deprimido después de un evento difícil y, un amigo cercano o un familiar, te pegó en la espalda para animarte mientras te dice: “¡Vamos, échale ganas, se feliz!”?

Luego te recomienda un buen libro o una “meditación guiada” para que puedas “salir del agujero” más rápido.

Por supuesto que tú estás tratando de entender lo que pasó, estás tratando de curar tus heridas y por supuesto que te gustaría superar la situación y sentirte bien, una vez más, pero tú tienes tu propio ritmo de hacerlo, ¿verdad? Continúe leyendo

¿La verdad?

-”Yo sólo quiero saber la verdad”. Escuché a un transeúnte decirlo con desesperación. La persona que caminaba con él, en voz baja respondió: “Pero tú ya sabes la verdad”. La primera persona actuó sorprendida al principio, pero luego asintió aceptando el comentario y tristemente apartó su vista hacia la distancia en silencio.

¿Podemos ocultarnos la verdad tan fácilmente a nosotros mismos? ¿Realmente estamos constantemente evitando verla, incluso cuando está “claramente” justo frente a nuestros ojos? Continúe leyendo

Este no es, sin duda, el tiempo de detenerse

Yo les estaba mostrando a unos estudiantes algunos movimientos con una vieja arma japonesa, cuando uno de ellos me pidió que le enseñara cómo hacer un movimiento llamado “giro de dedo”, donde el arma “gira” sobre tu dedo índice para llegar a la posición opuesta.

Cuando les mostré el movimiento de nuevo, uno de ellos me pidió que lo hiciera “poco a poco”.

Me quedé allí mirando mi mano y de repente me di cuenta de que no era posible hacer ese movimiento lentamente, ya que era gracias a la fuerza de inercia que era posible lograrlo. Y son necesarias cierta velocidad y fuerza, ya que no se puede lograr con una velocidad lenta. Continúe leyendo

Envidia

 

Él me mostró su nuevo teléfono móvil, estaba muy bonito, más memoria RAM (memoria de trabajo), un procesador más rápido, y la batería parece durar más tiempo, por lo menos es algo menos de qué preocuparse, como por encontrar un lugar para cargar su teléfono durante el día.

Me encantó el color y la pantalla se ve mucho más brillante y con una mejor definición.

Le devolví el móvil con una sonrisa y él sólo me miró por un rato en silencio. Luego me preguntó si yo no iba a decir nada al respecto.

Así que le dije una vez más que me gustó el móvil mucho y que estaba feliz por él y que disfrutara de su nueva adquisición. Y realmente me sentí muy feliz por él pues estaba contento y se le notaba fácilmente. Sus ojos tenían ese brillo emocionado por dentro. Continúe leyendo

Equilibrio

Estaba tratando de mantener el equilibrio al caminar sobre una pequeña línea trazada en el pavimento en mi camino de vuelta a casa. Visualizaba la forma en que a veces, tratamos de mantener el “equilibrio” en nuestras vidas.

¿Has notado cómo mientras más tratas de “forzar” un nuevo hábito, más difícil es?

Alimentación, ejercicio, pensamiento positivo, nuevas ideas, dietas, etc.

Mientras más trataba de caminar sobre la línea sin perder el equilibrio, más difícil me era mantenerlo. Lo perdía fácilmente y tenía que hacer un esfuerzo para regresar “a la línea”. Continúe leyendo