Y nunca fue lo mismo…

Después de muchos años de ausencia, finalmente pude regresar a la capital de los Estados Unidos. Un lugar muy querido para mí puesto que viví y estudié allí por algunos años.

Es un lugar muy impresionante con sus edificios y monumentos blancos. Yo estaba muy emocionado de ir a ver cómo estaban las cosas allí en ese momento. Y sí, eso era una gran cosa en mi mente porque sólo me preguntaba constantemente: ¿cómo se vería ese lugar a mis ojos ahora?

¿Seguirían ahí las mismas personas? ¿Encontraría a mis amigos y compañeros de clase viviendo como siempre? ¿Qué sería diferente hoy en día? ¿Me gustarían los cambios? Continúe leyendo

El obstáculo

La mayoría de las veces, tendemos a pasar por alto la importancia de los obstáculos en nuestro camino.

¿Alguna vez has transitado por una larga carretera recta? Una vez tuve que conducir durante 9 horas desde Arabia Saudita a Jordania en una larga línea recta de “nada”.

La mayoría de la gente pensaría que esto podría ser la manera más segura de viajar, “sin curvas, no hay peligro” ¿verdad? Pues no.

Es exasperante manejar sin “giros ni curvas”. Continúe leyendo

Un lugar más seguro

A veces la vida se ve tan “ilógica”, “inexplicable”, “injusta”, etc. Nos parece que el mundo es un lugar atroz para vivir y todos los que nos rodean parecen estar “contra nosotros”.

Intentas entender lo que está pasando y el por qué todo el mundo es tan “perverso” contigo, ¡si tú eres una persona tan agradable!

A veces uno se pregunta por qué los seres queridos son los que más te hacen daño frecuente y profundamente. Continúe leyendo

El alambre de metal

En un sueño, yo estaba caminando muy rápido como si estuviera mucha prisa en llegar a algún lugar, de repente veía a un hombre cuyos pies se enredaban en un cable metálico y casi caía al suelo, pero de alguna manera logró escaparse y, entonces pateaba con furia el cable en mi dirección, éste atrapaba mis pies, pero yo sí me caía. Sí, a veces puedo ser así de torpe cuando estoy despierto.

Me quedaba en el piso mirando el alambre todavía envuelto alrededor de mis pies y en lugar de enojarme y aventarlo para ver a otra persona de ser una nueva víctima del alambre vengador, pensé que podría serme muy útil y lo guardaba. Entonces me desperté. Continúe leyendo