¡Muévete!

Cada sentimiento, cada sensación, cada emoción tiene una razón de ser. No son sólo un capricho de la naturaleza. Tienen una función también.

Una de las que he observado con mucha atención, es el miedo y me ha sorprendido lo importante que es. Este mecanismo natural se ha implantado en nosotros y “nos obliga a avanzar, a movernos”, sin embargo, muchas veces nos bloquea y nos paraliza causándonos el doble de daño.

Algunas especies de animales son paralizadas por el miedo y son fácilmente atrapados por sus depredadores. Pero las especies que reaccionan al peligro moviéndose más rápido son los que son más capaces de sobrevivir. Continúe leyendo

¿Esa pequeña voz?

Observaba el semáforo, esperando a que me dejara saber que podía cruzar con seguridad la avenida. Un grupo de 8 personas se juntaron a mí alrededor esperando a que la luz verde se encendiera para que pudiéramos continuar nuestro camino.

La mayoría de las personas estaban consultando sus teléfonos celulares y algunos parecían muy impacientes ya que llegarían tarde al trabajo, pues un gran número de personas empezaría su jornada laboral en unos 10 minutos. Continúe leyendo

Y todo terminó

Era un día caluroso en Washington DC Un termómetro cerca del “obelisco” marcó 104 ° F, yo estaba bebiendo agua como loco y casi sin darme cuenta, ya había bebido dos botellas grandes en unos pocos minutos.

 

El mango de mi portafolios de repente se derritió, sí! realmente se derritió! Casi pierdo todos mis papeles cuando de repente se cayó al suelo y cuando lo levanté de nuevo, pude notar que el plástico de la manija se había derretido, probablemente una combinación entre el calor de mi mano y el de ese verano loco. Apenas podía respirar y por un tiempo pensé que me hubiera gustado estar en un lugar frío en ese mismo momento.

Continúe leyendo