Tus herramientas

 

Cuando era niño, siempre estaba preguntando por qué existían cosas “malas”.

¿Por qué Dios había inventado el “dolor”, el “miedo”, la “tristeza” y así sucesivamente?

Seríamos mucho más felices si no hubiera cosas tales como el miedo, ¿verdad? Pero entonces, me explicaron que sin miedo no estaría vivo hoy. El miedo me permite saber que mi vida está en peligro cuando me acerco a un precipicio, sin él, seguiría caminando y probablemente caería a mi muerte. Pero el miedo está ahí para detenerme a tiempo y evitar que salte y me mate o resulte gravemente herido.

Si ese miedo no estuviera allí para activar mi instinto de conservación, entonces fácilmente perdería mi mano cuando cocino o trabajo con mi sierra eléctrica. O me podrían matar al caminar por la noche en lugares peligrosos, etc.

Así que esa pequeña voz no es tan mala después de todo. Continúe leyendo

¡Muévete!

Cada sentimiento, cada sensación, cada emoción tiene una razón de ser. No son sólo un capricho de la naturaleza. Tienen una función también.

Una de las que he observado con mucha atención, es el miedo y me ha sorprendido lo importante que es. Este mecanismo natural se ha implantado en nosotros y “nos obliga a avanzar, a movernos”, sin embargo, muchas veces nos bloquea y nos paraliza causándonos el doble de daño.

Algunas especies de animales son paralizadas por el miedo y son fácilmente atrapados por sus depredadores. Pero las especies que reaccionan al peligro moviéndose más rápido son los que son más capaces de sobrevivir. Continúe leyendo

¿Cuál es tu alacrán?

Yo escuchaba a un grupo de damas en un parque, estas se quejaban de la existencia de cosas y personas malas.

Una de ellas decía que Dios no debería permitir que las cosas, personas o eventos malos existieran. El resto del grupo a su alrededor asintió con la cabeza.

Continué mi paseo pensando que cuando yo era pequeño, tenía esa misma postura hacia los alacranes. Yo tenía mucho miedo de ellos. Y estaba tan aterrorizado de ellos que los atraía por docenas. Cuando íbamos a visitar a mis primos en una región donde los alacranes son muy comunes, siempre se sorprendían al ver que tan pronto como llegaba yo a su casa, los alacranes comenzaban a aparecer en las paredes, en las esquinas, debajo de las camas ( especialmente debajo de la cama en la que yo durmiera), en el techo, etc. Por supuesto, mi temor era tan fuerte que les atraía obviamente. (Este es un claro ejemplo de la Ley de Atracción funcionando). Esa horrible sensación de miedo los atraía tan pronto como yo me hacía presente. Continúe leyendo

No mates ese sentimiento

Yo estaba en mi adolescencia, por lo que la manera en que yo sentía y veía las cosas era bastante intensa. Estaba pasando por una difícil crisis existencial y no podía controlar mi depresión.

Sentía que mi mundo se había terminado y no había una solución factible por delante. De pronto algo pasó y tuve una experiencia extraña, estaba ahí viéndome a mí mismo sintiendo y pensando cosas absurdas y negativas. No era como una experiencia fuera del cuerpo, pues todo pasaba en mi cabeza, era como si mi cerebro se dividiera en dos y un lado estuviera juzgando al otro. Continúe leyendo

¿Esa pequeña voz?

Observaba el semáforo, esperando a que me dejara saber que podía cruzar con seguridad la avenida. Un grupo de 8 personas se juntaron a mí alrededor esperando a que la luz verde se encendiera para que pudiéramos continuar nuestro camino.

La mayoría de las personas estaban consultando sus teléfonos celulares y algunos parecían muy impacientes ya que llegarían tarde al trabajo, pues un gran número de personas empezaría su jornada laboral en unos 10 minutos. Continúe leyendo

Enojo

El tráfico era terrible, la hora punta estaba a punto de terminar y todo el mundo estaba tenso y desesperado por llegar a su trabajo a tiempo. No es sólo la presión de llegar a tiempo para evitar problemas en la oficina. Es la carga de problemas, frustraciones y miedo que estamos llevando a todos lados dentro de nosotros. Continúe leyendo

Felicidad

Vivimos en busca de ella y, sin embargo, no podemos definirla en términos simples. Todos sabemos que se supone que debemos ser felices, “estamos aquí para ser felices”, lo escuchamos por todas partes, sin embargo, cada vez que le preguntas a alguien ¿qué es la felicidad? Vas a recibir diferentes respuestas. Continúe leyendo