La dicotomía del silencio

Cuando ves a alguien sufriendo y, no hay nada que puedes hacer para ayudarlo a salir de su miseria, la mayoría de las veces tratarás de consolarlo  con palabras de aliento.

En esos casos, las palabras correctas son difíciles de encontrar y, muchas veces terminamos diciendo las incorrectas, incluso cuando nuestra intención era buena.

Hemos hablado muchas veces sobre las ventajas y bendiciones del silencio, cuán importante es guardar silencio cuando existe el riesgo de herir a alguien.

Pero como todo en esta vida, siempre hay dos lados para cada cosa y caer en sus extremos es extremadamente fácil.

Algo en demasía puede hacer mucho daño. Continúe leyendo

Sé resiliente

En una plática el día de ayer, comentaba acerca de un amigo que fue un hombre muy sólido y fuerte la mayor parte de su vida, pero el día en que su esposa falleció, comenzó a perder su fuerza y deseos de seguir viviendo.

Siempre es difícil perder a un ser querido, especialmente una persona muy cercana. Y una vez que caemos, el ponernos de pie nuevamente es una tarea abrumadora para la mayoría de nosotros.

Después de una pérdida, un fracaso, un accidente, etc., las cosas se ponen muy difíciles y recuperar nuestra fuerza y paz interiores parece casi imposible. Y aunque el tiempo cura casi todas las heridas, siempre hay algunas cosas que podemos hacer para acelerar nuestra recuperación. Continúe leyendo

Oscuridad

Verlo comiendo tan rápido era una vista desagradable. Parecía como si pensara que el mundo estaba llegando a su fin y que debería terminar su comida primero.

Yo estaba justo en medio del primer tiempo, cuando él estaba terminando su último. Me sorprendió y al mismo tiempo me molesto un poco ya que ni siquiera había disfrutado su comida. Permanecí en silencio mientras él se levantaba de la mesa y salía corriendo del restaurante sin esperar mi respuesta.

Yo estaba en “modo de juzgar” por lo que pensé que él debería aprender a tomar más tiempo para disfrutar su comida, además de que es poco saludable, y en algunos casos incluso peligroso comer demasiado rápido.

Terminé mi comida a mi propio ritmo y, mi otro amigo y yo dejamos el lugar hablando de otros temas más relevantes. Continúe leyendo

No hagas nada

Estamos viviendo tiempos muy agitados, todo debe ser rápido y corto. Nos gusta ver una película en lugar de leer el libro, nos esforzamos por encontrar atajos, en lugar de tomar el tiempo para aprender y practicar para hacer las cosas correctamente. Preferimos pagar para hacer que nos laven y planchen la ropa, en vez de tomar el tiempo para hacerlo nosotros mismos.

Estamos viviendo nuestras vidas en el carril rápido.

Como civilización, estamos haciéndonos perezosos en muchos aspectos.

Pero, por otro lado, nos estamos obsesionando con el ejercicio. Estamos comenzando a enfrentar serios problemas de salud debido a un exceso de entrenamiento con ejercicios en formas que nuestro cuerpo no estaba diseñado para hacer. Pero, la moda es la moda y se necesita seguirla, a fin de sentir que estás “encajando”, ¿verdad?

De lo contrario, ¿qué dirían nuestros conocidos …? Continúe leyendo

El santuario

Me llevó medio día llegar a la cima de esa montaña, un pequeño santuario budista que estaba en medio de la nada.

El monje a cargo de ese pequeño lugar me sonrió tan pronto como llegué a la entrada y me invitó a sentarme a su lado en un banco de madera junto a la puerta principal.

Yo estaba agotado y desaliñado después de la larga subida. Él se veía radiante y feliz. Le dije sobre mi gran aventura de “alpinismo” como si fuera una odisea que sólo se vive una vez en la vida. Él calmadamente me dijo que va a la ciudad dos veces al día, por lo que hace esa “odisea” cuatro veces al día.

Permanecí en silencio durante un rato. Continúe leyendo

Posponiendo tu bienestar

“Y cuando tenga una casa nueva, entonces estaré feliz”, dijo esta mujer a su compañera en voz alta como si quisiera que todo el mundo se enterara.

“Entonces sabré que todo lo que he hecho ha valido la pena, todo el dolor, todo el trabajo duro, mi sufrimiento.” La señora que estaba sentada a su lado la miró en silencio.

“Entonces seré capaz de sonreír de nuevo y saber que todo estará bien. Concluyó con un tono triunfal.

La señora que viajaba con ella le preguntó después de unos segundos: “¿Cuánto tiempo has esperado que eso suceda?”

“Treinta años” contestó la primera dama. Continúe leyendo

Tu silencio

Hoy en día, las palabras vacías están de moda. Todo el mundo tiene que decir algo todo el tiempo.

Incluso cuando no saben qué decir, aunque no tengan idea de lo que están hablando.

Si una persona está hablando de algo que le pasó el día anterior, otra gente por lo general, tendrá una anécdota “más interesante”, “más escalofriante”, “más fabulosa” etc., para agregar.

Si alguien tiene algún tipo de enfermedad o está pasando por un momento difícil, siempre habrá esa persona que está pasando por algo mucho más terrible que los demás. Como si menospreciar los problemas y dilemas de los otros fuera algún tipo de concurso. Continúe leyendo

¿La verdad?

-”Yo sólo quiero saber la verdad”. Escuché a un transeúnte decirlo con desesperación. La persona que caminaba con él, en voz baja respondió: “Pero tú ya sabes la verdad”. La primera persona actuó sorprendida al principio, pero luego asintió aceptando el comentario y tristemente apartó su vista hacia la distancia en silencio.

¿Podemos ocultarnos la verdad tan fácilmente a nosotros mismos? ¿Realmente estamos constantemente evitando verla, incluso cuando está “claramente” justo frente a nuestros ojos? Continúe leyendo

Tus obras

Yo solía pensar que los trofeos, medallas, premios y reconocimientos eran una señal de éxito. Y tal vez en la mayoría de los casos esto sea así, pero me sorprendió enterarme de lo fácil que es hoy en día el comprar o conseguirlos cuando tienes suficiente dinero en la billetera o conoces a la gente “correcta”.

Normalmente no acepto esas cosas porque siento que no me lo he realmente ganado aún. Sé de muchas personas con años de experiencia, trabajo duro, perseverancia y sobre todo, grandes resultados para mostrar y, la mayoría de las veces, son ignoradas.

Pero de repente ves gente llena de diplomas, medallas, trofeos y otros honores sin tener ninguna “causa” aparente  para merecer tal distinción. Continúe leyendo

Tu portada

Dicen que no se debe juzgar un libro por su portada, sin embargo muchos autores (publicados o independientes) luchan por diseñar la mejor portada para sus libros. Saben que una cubierta atraerá clientes y los “alentará” a comprarlos.

Hacemos lo mismo con los seres humanos. Sabemos que no debemos juzgarles por su apariencia física, sin embargo, los hábitos tardan en morir y todavía juzgamos a las personas por su “portada”. Continúe leyendo