Solo

Últimamente hay un miedo extendido a estar solos

Conozco a muchas personas que realmente prefieren estar en una relación destructiva que a quedarse sin pareja.

Este temor ha crecido tanto en nuestra sociedad, que ahora se considera una enfermedad muy grave conocida por muchos nombres diferentes: monofobia, autofobia, Isolofobia, entre otros. Continúe leyendo

Nunca estás solo.

No hay nada tan aterrador como la pérdida de un trabajo, la falla en una relación, descubrir que tienes una enfermedad grave, o la sensación de que está completamente solo o sola.

Es tan fácil seguir el “camino espiritual” cuando lo tienes todo resuelto, cuando no tienes problemas emocionales, económicos o de salud que te quiten la calma. Entonces es cuando puedes estudiar y hacer retiros, meditar y hacer todos los rituales que desees.

Ser un gurú de sillón en esos momentos es muy fácil y vemos ejemplos de ello todos los días.

Es cuando nos enfrentamos a un gran problema o una situación terrible, que nos olvidamos de todo lo que hemos aprendido y reaccionamos como todos los demás. Cuando nos cuestionamos acerca de las cosas que hemos estado estudiando todos estos años, no podemos recordar ni aplicar toda la teoría que hemos estado predicando hasta el momento. Continúe leyendo

Has sobrevivido

Cuando era un niño, encontraba caras felices por todas partes a donde yo veía. Ahora me está siendo más difícil encontrarlas a mí alrededor. Probablemente como niño, no puse mucha atención al estado de ánimo de otras personas, la gente que veía era más feliz o, yo no estaba entrenado para ver caras tristes o deprimidas aún.

“Eran otros tiempos”, algunos responderían, “La gente entonces tenían menos preocupaciones, estos tiempos son más difíciles” es una respuesta común hoy en día.

No estoy seguro de cómo clasificarlo, pero sí, encontrar caras felices no es tan fácil para mí últimamente. ¿Debería de cambiarme a un país diferente? Bueno, no exactamente, después de viajar mucho he encontrado todo tipo de personas en todo el mundo, pero gracias a internet ahora se puede hablar con gente del otro lado del planeta en tiempo real y darse cuenta de que no la están pasando más fácil allá tampoco. Continúe leyendo

Soledad

“¿Así que te casas con él?”, Le pregunté.

“Sí, así es.” Ella respondió con una mirada vaga en sus ojos.

“Pero ¿no me dijiste que lo conociste apenas hace dos meses?”, le pregunté con sorpresa.

Después de unos segundos de reflexión rápidamente dijo: “Sí, pero por favor, entiende que no quiero estar sola nunca más.” Su voz era firme y entendí que no querían continuar esta conversación. Continúe leyendo

Estás por tu cuenta

Me sorprendí al escucharla diciendo que no podrían estar juntos porque no sacaban lo mejor uno del otro. Y me sorprendió porque he oído eso incluso de consejeros matrimoniales, psicólogos, médicos, abogados y muchas otras personas que se supondría están un poco más informados.

Tal vez es por eso que tantas relaciones han estado y siguen estando hoy en día, condenadas al fracaso. Continúe leyendo

¡Basta! No tienes que ser fuerte todo el tiempo

(Tomado de mi libro “Pensamientos Cuánticos — Respuestas”)

¡Basta! No tienes que ser fuerte todo el tiempo

“Sigue adelante “, “Tienes que ser fuerte “, ” ¡Échale ganas¡ “, ” No tengas miedo ” , “No te preocupes, sé feliz” y muchas otras expresiones se dicen muy a la ligera por todo el mundo cuando el problema está sobre los hombros de otra persona.

Pero cuando tienen que hacer frente a tiempos difíciles, esa misma gente que te dijo todo eso en el pasado, se enoja cuando utilizas los mismos clichés con ellos.

Sólo recuerda que todos somos seres humanos y es natural que nos preocupemos, nos enojemos, nos sintamos tristes y ansiosos, etc.  El verdadero maestro no es el que está todo el tiempo en control de sus emociones y sentimientos, sino el que permite que fluyan a través de su organismo y vuelve a su frecuencia ideal a un ritmo natural.

Deja de culparte por todo, deja de encontrar excusas dentro y fuera de ti mismo y sólo por una vez, suéltalo y respira por un rato.

Si has hecho todo lo posible, si simplemente no sabes qué hacer a continuación, si no ves la Luz aún. Entonces admítelo y deja de lado la presión.

¡Felicitaciones! Eres un ser humano y ahora te lo han recordado.

Así que toma un descanso, suelta la tensión durante un rato y permanece en silencio. Al fin que no hay nada más que puedas hacer ahora, o al menos no lo puedes ver, así que ¡Basta!

Tómate un descanso y deja que un Poder Superior haga su trabajo. Después de todo, has llegado a un punto en el que al parecer te quedaste sin opciones y en el que necesitas despejar el camino para que nuevas energías llenen el vacío.

No tomes esto como irresponsable o inútil o cualquier otra connotación negativa, sólo recuerda que eres un ser humano y hay algunos límites que necesitamos alcanzar a fin de seguir las leyes del universo para que les permitas hacer su trabajo. No vas a perder tu tiempo, ni a desperdiciarlo. Lo que vas a hacer es lo que la gente solía llamar: “Ir con la corriente”.

Tal vez tu insistencia de hacer todo por ti mismo ha sido lo que te ha detenido todo este tiempo. Así que date la oportunidad de ver al Universo en acción. No te preocupes, no presiones, enfoca tu mente en estar relajado, observa cuidadosamente, abre los ojos y los oídos y observa con asombro cómo las cosas caerán en su lugar, una vez más te recuerdan que no estás solo y que todo está  y estará bien para ti.

Siempre.

Mira la versión libro de bolsillo aqui

Mira la versión electrónica (Kindle) aqui

Sabiduría

No estamos tan “solos”, como a veces sentimos que estamos.

Nacemos con nuestros propios dones y virtudes, pero no estamos completamente “por nuestra cuenta”. Puede que no lo veamos o sintamos de una manera más tangible, pero hay mucho más alrededor de nosotros de lo que nuestros sentidos pueden percibir. Continúe leyendo

Esc

Recuerdo los días en que teníamos que escribir nuestro propio código (programas de computación, software) para conseguir lo que necesitábamos. No había Internet y el mercado de software no estaba tan saturado como lo está hoy.

Si querías hacer un informe para tu empresa, no había hojas electrónicas, había que codificar todo en tu computadora y enviarlo la salida de la impresora matricial, con la esperanza de que las cosas no se fueran a desordenar demasiado. No, no teníamos un modo de vista previa tampoco, por lo que no podíamos ver de antemano si las cosas se iban a ajustar al tamaño del papel en nuestra impresora. Continúe leyendo