Piel muerta

Me acabo de encontrar la piel de una serpiente o, más bien, lo que quedaba de ella. Era como una manguera transparente que sigue mostrando los patrones de sus escamas. Era difícil creer que una vez fue la piel real de una de esas serpientes marrones. Cuando nos fijamos en ellas, su piel se ve tan brillante y firme. Esta piel se veía tan frágil y seca ahora. Era piel muerta.

Supongo que la serpiente no hizo un gran alboroto y drama por dejar su piel atrás. Ella sólo se deshizo de la cobertura muerta y la dejó ir sin mirar hacia atrás para ver si todavía había una parte de ella que pudiera ser reutilizada. Continúe leyendo

Certeza

Creo que uno de los ejercicios más difíciles para nuestro sistema de creencias es cuando tenemos que dejar de lado nuestra necesidad de tener el control de todas las situaciones de nuestra vida y permitir que nuestro corazón pueda confiar en que las cosas van a estar bien.

Ya sabes lo que quiero decir, las cosas empiezan a ponerse desagradables, entonces te preocupas y te enojas, tu vibración mental comienza a crear más “problemas” y situaciones incómodas y luego llegan más problemas, a continuación, te pones más preocupado y más enojado y el ciclo se repite, sólo que esta vez, las cosas son más negras que antes. Continúe leyendo

El plan

Una de las cosas que realmente odiaba cuando me pasaba algo inesperado, es que la gente, (por lo general mi familia), me preguntara: “¿Y ahora, qué vas a hacer?”

Ni siquiera me acababa de recuperar de ese evento cuando ya estaban preguntándome, lo que iba a hacer al respecto de algo que había sido, bueno… inesperado. Continúe leyendo

Ábrete a recibir

Ella estaba pidiendo un poco de ayuda para alimentar a su bebé, algunas monedas que sobraran con el fin de comprar alimentos y leche para una pequeña y hermosa bebé que llevaba junto con una bolsa llena de ropa vieja, periódicos para estas noches frías, un viejo paraguas roto y otros cosas que no podía ver muy bien, junto a muchas otras bolsas de plástico en ambas manos, así que era muy difícil para ella poder moverse con el bebé y bolsas por todos lados. Continúe leyendo

Necesitas contar tu historia

Hay una gran diferencia entre repetir tu historia una y otra vez a cada persona que conozcas, sólo para provocar simpatía o empatía, y contar tu historia a un psicólogo, a tu coach de vida o a tus amigos en el café, escribir tu historia para soltarla y dejarla ir.

Hay personas que no pueden vivir sin el drama, ellos sienten que si no tienen un incidente lleno de drama que contar, su vida es bastante aburrida.

Todos tenemos historias llenas de emociones intensas guardadas en nuestro disco duro interno en el fondo de nuestra alma. Continúe leyendo

Dolor

Cuanto más tratamos de entender este universo en el que vivimos, más confuso se vuelve.

Las antiguas escuelas de todas las religiones dicen que la verdad está dentro de nosotros, la ciencia moderna está descubriendo que nuestra realidad es un reflejo de nuestras imágenes interiores y, la espiritualidad, nos enseña que “como es adentro, es afuera.”

Así que nuestras conclusiones están empezando a converger en el mismo punto. Continúe leyendo

La dicha de dejar ir

Una de las cosas más difíciles que tenemos que enfrentar en nuestras vidas es la pérdida de alguien o algo.

Todos nos sentimos seguros y felices cuando estamos viviendo una vida de acuerdo a los estándares de lo que marca nuestra sociedad, la familia o los amigos.

Cuando tenemos una casa, un trabajo, una relación, buena salud y las cosas que nos han enseñado como esencial para ” una vida normal y estable” , entonces sentimos que estamos a salvo y seguros. Continúe leyendo

Cómo pedir.

¿Sabemos realmente cómo pedir las cosas?

Hemos escuchado muchas veces sobre cómo hacer una petición y luego soltarla, pero ¿realmente lo hacemos de esa manera?
Por lo general, cuando necesitamos algo lo queremos ¡ya!

Pedimos a Dios, al Universo, a nuestro santo personal o a alguien o a algo que nos está escuchando en algún lugar,  que nos conceda algún favor o nos haga cierto milagro.

Pero, ¿realmente creemos que vamos a recibir lo que pedimos? Continúe leyendo

Perdónate a ti mismo.

 

A veces sentimos que las respuestas están ahí fuera en alguna parte, hay que culpar a alguien para sentirnos aliviados y “fuera de toda culpa”.

Nuestra mente occidental está acostumbrada a “mirar hacia afuera”  y la mente oriental está acostumbrada a “mirar hacia adentro”.

Generalmente pedimos perdón cuando hacemos algo malo a otra persona, una vez que recibimos su perdón, pero la mayor parte del tiempo, olvidamos lo más importante: perdonarnos a nosotros mismos. Continúe leyendo