Salte

El insomnio es una enfermedad muy dañina que se está volviendo muy común en estos días.

Estudios recientes reafirman lo que la medicina china dijo hace siglos: dormir después de la medianoche no es tan benéfico como acostarse mucho antes. El cuerpo humano tiene un reloj natural interno que regula las diferentes funciones de nuestro organismo.

Dormir alrededor de las nueve o las diez de la noche nos dará un mejor descanso y definitivamente ayudará a que tu cuerpo se recupere más rápido, según estos estudios.

Pero cuando despiertas en medio de la noche y, por alguna razón, no puedes volver a dormirte de inmediato, tu mente comienza a deambular, tus problemas comienzan a verse más grandes y aterradores de lo que realmente son.

Y tú sabes muy bien, qué pasa cuando empiezas a pensar en tus problemas a altas horas de la noche. Continúe leyendo

Creador de problemas

Todos los días estamos expuestos a muchos problemas, con muchas variantes, con muchas soluciones o decisiones frente a nosotros que llevan a aún más consecuencias.

Una vez que decidimos lidiar con uno de estos “problemas” debemos encontrar su raíz y, como un amigo solía decir: “Alguien debe tener la culpa de esto y no voy a ser yo”.

Por lo tanto, encontrar a alguien más para culpar, no es una tarea difícil. Por lo general lo hacemos de forma inmediata y automática.

Pero entonces, encontrar una solución se vuelve aún más difícil. Vincular la posible solución con nuestro problema y esperar a que quien culpamos se encargue de resolverlo, hace imposible el progreso.

Pero el cambiar esa mentalidad podría beneficiarnos inmensamente. Continúe leyendo

Replay (Nota mental)

 

Recuerdo cuando a mis hijas les gustaba pasar horas viendo sus películas en DVD una y otra vez.

En realidad, veían la misma película dos o tres veces seguidas. Tenían toda una colección de diferentes títulos para niños y les encantaban todas.

Cada una tenía su favorita y, en ocasiones, tenía que verlas con ellas hasta el grado de que yo podía repetir todos los parlamentos de cada personaje de memoria.

Afortunadamente y, una vez que habían visto esas películas un millón de veces, sacaban nuevas historias.

Hoy ya han crecido ellas un poco y ya no ven la misma película varias veces en un mismo día. (Bueno… al menos no muy a menudo.) Continúe leyendo

Competir

No sé tú, pero yo estoy cansado de ver las guerras de opinión en las redes sociales, los medios de comunicación, los periódicos, la radio, la televisión e incluso en la mesa de café de los vecinos.

Un lado dice que saben de lo que están hablando, el otro lado da sus “razones” y en lugar de personas tratando de llegar a una conclusión común, todo lo que veo es a gente tratando de derrotar al otro lado.

Se puede ver a muchos quejándose de todo, pero nunca dan una solución alternativa a esa situación. Los políticos de todo el mundo prometen acabar con el desempleo, el hambre, la guerra y todos los problemas humanos que hay, si la gente vota por ellos, pero nunca dicen cómo van a cumplir, por supuesto que no tienen ni idea, todo lo que ellos quieren son sus votos.

Redes sociales llenas de gente criticando a sus gobiernos, sus amigos y vecinos, pero nunca dando proposiciones factibles.

Y sí, sitios como el mío quejándose de todos ellos.

¿Podríamos simplemente detener esta moda de lloriqueo y contribuir con algunas buenas ideas para hacer de esta una vida mejor? ¿Podemos realmente “arreglar” el mundo y encontrar soluciones eficaces a los problemas que tan duramente atacamos?

Bueno, tal vez no es tan fácil como pensamos y, si estuviéramos en el lugar de aquellas personas que criticamos constantemente, la perspectiva sería muy diferente. Pero podemos dar el primer paso hacia un mundo mejor al corregir nuestras propias actitudes.

Si en vez de atacar el punto de vista, las creencias o las acciones de los demás, tratamos de ponernos en sus zapatos por un minuto, podríamos descubrir que el dolor ha alterado la personalidad de esas personas y esa historia les está haciendo actuar de la manera que lo hacen. Pero la mayoría de las veces ignoramos esos pequeños detalles.

A parte, nosotros actuamos de la manera que lo hacemos, porque el miedo está dominando nuestra vida de maneras impresionantes. Tenemos miedo del futuro, miedo a nuestros resultados, miedo a no ser suficientemente capaces, miedo a lo que otros piensan de nosotros y así sucesivamente.

Recuerda que tú estás donde estás, porque es donde se supone que debes hallarte ahora. Eso no significa que necesitas permanecer allí para siempre, probablemente lo que necesitas aprender ahora es, justamente cómo salir de allí y ésa es la razón porqué has estado aquí por un rato. Tener esto en mente te ayudará a confiar en ti mismo, confiar en el proceso, confiar en la Vida y confiar en que tus resultados serán lo mejor para ti.

En cualquier caso, tú estás aquí, tienes lo que necesitas ahora mismo para dar el primer paso. Si te gusta tu vida tal cual es, sigue haciendo lo que estás haciendo. Si quieres cambiar, crea una variación en ti mismo. Modifica algo, aunque sea pequeño todos los días hasta que veas la diferencia que deseas en tu vida. Pero haz una transformación todos los días.

Deja de quejarte de tu mundo y empieza a vivir la vida que quieres, haz los cambios en tu ser interior primero. Entonces verás a otras personas siendo guiadas por tu ejemplo. Mantente tan ocupado con tus propias mejoras que los errores de otras personas pasen desapercibidos para tu ego. Y en lugar de criticar, ofrece opciones viables. Esa es la mejor manera de ver el cambio que quieres en tu vida, manifestado en tu realidad.

Recuerda: “Tú no eres un contendiente, tú eres un creador.”

Resuelve tus problemas de una manera “creativa”

“Soy muy bueno en la solución de los problemas de todo el mundo, siempre    encuentro diferentes opciones para que otros las sigan, pero yo no entiendo lo que pasa, cuando trato de encontrar mis propias soluciones, mi mente se vuelve borrosa y no puedo pensar con claridad.” Un viejo amigo me decía el otro día.

“Tal vez te estás tomando tus propios problemas de una forma muy “seria “o” visceral “y esa misma carga emocional te  está impidiendo ver las cosas con claridad”, respondí mientras comprendía perfectamente de lo que él estaba hablando y, al mismo tiempo, sintiendo la culpa de haber pasado por lo mismo ya muchas veces.

Me miró con una cara de asombro y rápidamente respondió: “Estoy tratando de ser lógico y de ver las cosas como son”

“No, estás viendo las cosas como eres ahora. Estás interpretándolas a través de tus propios filtros particulares, eso es todo.” Dije, cerrando mi boca fuertemente para evitar que más palabras salieran de ella. Continúe leyendo

No les preguntes

 

Por lo general, cuando estamos con una duda, comenzamos la búsqueda de orientación o asesoramiento por todas partes.

Hacemos nuestra investigación en Internet, libros y revistas, etc.

El problema es cuando te encuentras esos “expertos” que han estado en el campo por un largo tiempo, tienes que estar preparado para encontrar respuestas / soluciones totalmente opuestas a tu pregunta. Continúe leyendo

Acéptalo

He oído tantas veces que tienes que aceptar el cambio y las dificultades cuando vienen, que pensé que había entendido totalmente la idea. Y probablemente sí la entendí, pero como es habitual, cuando se trata de aplicar nuestros conocimientos en la vida real, las cosas se vuelven difíciles.

Somos todos excelentes en la teoría, pero cuando llega el tiempo de la práctica, la historia es muy diferente, lo mismo al dar consejos a los demás, tú ya sabes qué decirles en cualquier situación que tengan que afrontar, pero cuando estamos en el mismo predicamento nosotros, todas esas respuestas y soluciones desaparecen de nuestra cabeza.

Hace pocos años después de vivir durante mucho tiempo muy cómodamente en una zona bonita de mi ciudad, vendieron la casa que había alquilado y se me pidió de inmediato que me cambiara de casa. Eso fue muy traumático para mí, porque tenía todos los ingredientes para una tragedia de elaboración casera:

  • Era algo totalmente inesperado y no deseado.
  • Me sacó de mi rutina y comodidad.
  • Era aterrador ya que significaba dar un salto hacia lo desconocido.
  • No había aparente solución ni ninguna opción frente a mí.
  • Me quedé solo porque todos los “amigos” y familiares se fueron cuando los necesitaba más. Ellos simplemente desaparecieron.
  • Yo estaba paralizado por el miedo.

Y un sinfín de extras más.

Así que cuando las cosas se ponen realmente abrumadoras y no puedes resolverlas y, ya intentaste todo lo posible, o al menos todo lo que sabes que  puedes intentar, lo único que te queda es, simplemente respirar y tener fe en que todo saldrá bien para algo mejor.

Deja de pensar, preocuparte, imaginar, obsesionarte, etc.

Si quieres seguir leyendo este artículo y otros más, da click aquí.

Respuestas II

Encontrar respuestas es una tarea de enormes proporciones. Muchas personas la evitan tanto como sea posible, porque tan simple como puede parecer, podría ser una de las cosas más difíciles de hacer.

Puede sonar ilógico, pero te sorprenderías de saber que la mayoría de la gente, (tú y yo incluidos) estamos buscando respuestas, sin antes definir la pregunta correcta. Hay muchas áreas de nuestra vida en las que estamos tratando de encontrar una señal, una respuesta, una solución. Pero si te preguntas cuál es la cuestión real que hay que tratar, la mayoría de las veces no tendrás una idea clara. Continúe leyendo

La confrontación

Cuando enfrentas la adversidad en sus múltiples formas, también tienes muchas oportunidades para hacer frente a los diferentes aspectos de tus problemas.

A veces, cuando tus problemas tocan un área de tu ser que realmente te importa, tienes que enfrentar el problema de una manera diferente. Cuando nuestras emociones están involucradas, tendemos a ver las cosas bajo una luz diferente y por lo tanto nuestras decisiones están comprometidas. Continúe leyendo

Respuestas

Dicen que “Todo tiene solución, menos la muerte” y, a menudo responden: “Y muchas veces la muerte es la solución”.

Sé que hay casos extremos como ciertas enfermedades cuando mucho sufrimiento está involucrado y no se ve otra salida que la muerte misma, cuando la medicina en general no puede ofrecer ayuda más. Continúe leyendo