A la mañana siguiente…

Las alegres voces de los pescadores que regresaban de un duro día de estar bajo el sol durante horas, se mezclaban con las voces de cientos de personas que volvían a su casa en esos enormes botes llamados Vapur.

Todo el mundo parecía cansado pero feliz, ya que su jornada laboral había terminado y estaban libres para relajarse y olvidarse de sus problemas por un rato.

Las cafeterías estaban llenas de hombres hablando y riendo como si fueran las personas más felices de la Tierra. Todo parecía en orden por todas partes.

El puente del Bósforo estaba lleno de coches que iban en ambas direcciones, cargados de gente que deseaba llegar a casa lo antes posible para que pudieran compartir una deliciosa comida con sus seres queridos. Continúe leyendo

Trátalos bien

 

A mi madre.

Ella era una frágil anciana.

Ellos eran cuatro hombres enormes de esos que usualmente tratan con personas difíciles y que, por lo general, son recibidos con violencia, pero que, a pesar de todo, hacen su trabajo al entregar notificaciones legales, pero como normalmente son portadores de malas noticias, la gente siempre los trata mal.

Al parecer, ellos están acostumbrados a eso y su actitud, al llegar fue muy agresiva. Vi la escena desde una distancia y, conociendo cómo se comportan a veces, me estaba preparando para ir y estar listo para tratar de evitar cualquier hostilidad.

Llamaron a su puerta como si estuvieran tratando de hacerla pedazos. La señora abrió la puerta y los miró con una sonrisa, la expresión de los cuatro hombres era dura y fría, estaban haciendo su trabajo, por lo que no tenían, según ellos, por qué mostrarse corteses. Continúe leyendo

Feliz

Me sentía contento esa mañana. En realidad estaba disfrutando de esa sensación de “nada está mal en el mundo”, cuando de repente el hemisferio izquierdo de mi cerebro le preguntó al hemisferio derecho ¿qué era lo que lo tenía tan contento?

Tal vez este estado inusual de felicidad fue demasiado sospechoso para ese lado del cerebro que siempre está analizando y cuestionando todo el tiempo.

Por supuesto, se las arregló para encontrar más de una “razón” para dejar “el exceso de felicidad” y dedicar tiempo para procesar  información más “útil” y preocupante.

Así que mi mente comenzó a hacer una lista de todas aquellas cosas en mi pasado que estaban sin terminar, poco claras e injustas ante mis ojos para que pudiera volver al patrón regular de intranquilidad, más natural y más popular en estos días en este mundo. Continúe leyendo

Fuerza

Todos hemos pasado por experiencias duras, algunos más que otros, pero todos hemos sobrevivido a esos tiempos difíciles.

Hace mucho conocí a una sobreviviente de la bomba de Hiroshima, era una mujer de edad avanzada muy amable y dulce.

Cuando me dijeron que era una sobreviviente de ese terrible suceso, no lo podía creer. Se veía tan tranquila, tan dulce y tan feliz con la vida que simplemente ¡no podía creer que había pasado por una experiencia de vida tan horrible!

Por supuesto dirás que también han pasado muchos años después de ese horrible incidente, pero déjame decirte que he conocido a personas que han tenido experiencias mucho menos terribles que han marcado su carácter y personalidad. Continúe leyendo

Experiencia

Yo estaba pasando por un momento muy difícil tratando de recoger mi bicicleta, las ruedas de entrenamiento hacían las cosas aún más difíciles y para un niño de 5 años de edad, esto parecía una tarea imposible. Sin embargo yo seguía haciendo mi mejor esfuerzo para recogerla y seguir pedaleando de vuelta a casa, a pesar de mi rodilla raspada tras la caída.

Estaba a punto de empezar a llorar porque no lograba hacerlo cuando un hombre alto llegó y con una mano recogió mi bicicleta y me ayudó a subir en ella de nuevo. Con una sonrisa y un guiño se despidió de mí y continuó su paseo.

¡Me maravillé! “Tiene que ser el hombre más fuerte del mundo”, pensé. Por supuesto que yo no era muy alto ni muy fuerte a esa edad, pero para mí era admirable. Continúe leyendo

Hazlos sonreír

Yo sabía que ella había pasado por un verdadero infierno, por decir lo menos. Ella había sufrido grandes pérdidas y de alguna manera todo lo que pudiera decir no le ayudaría a superar todo eso.

Cuando una persona está sufriendo realmente no hay mucho que se pueda decir. Tienen que pasar a través de su ciclo de duelo y luego el tiempo les ayudará a sanar algunas heridas. No del todo, pero van a sonreír de nuevo. Y la mayoría de las veces eso es algo que puedes intentar con ellos. Continúe leyendo

Entusiasta

“¿Cómo puedes ser tan entusiasta todo el tiempo? ¿No ves que el mundo está al revés? Terrorismo, guerras, hambre, las economías y los gobiernos desmoronándose todo eso, y ¿te atreves a sonreír todo el tiempo? “. Esta fue la forma en que un amigo mío me ha recibido esta mañana.

“Tu actitud feliz falsa puede molestar a mucha gente a tu alrededor”, dijo. Continúe leyendo

Tu sonrisa

Yo lo miraba mientras estaba esperando que el semáforo cambiara para poder cruzar la calle. Era un hombre de mediana edad con ropa vieja y sucia que se vía muy molesto, la gente alrededor de él pasaban a su lado sin hacerle caso, o al menos tratando de fingir que no estaba allí pues decía en voz alta algo que no podía entender,  pero se veía cada vez más molesto a medida que más personas pasaban a su lado mirando a otro lado.

Yo no estaba seguro de cuál era su problema, pero se veía muy perturbado. Continúe leyendo