Calma

Una de las cosas más difíciles que he estado tratando de hacer últimamente es practicar la calma en medio de mi vida diaria.

El estrés es tan contagioso que se ha convertido en un verdadero reto el permanecer en calma, incluso cuando no estamos haciendo nada en absoluto.

Todo lo que nos rodea nos empuja a sentir ansiedad. La velocidad en nuestras vidas está en realidad acelerando nuestros nervios y sus efectos en nuestra salud se hacen sentir a diferentes niveles. Continúe leyendo

Acción

Vivimos en tiempos muy agitados. Todo el mundo se apresura a ir a hacer algo en otro lugar e incluso se ha creado la imagen de los ejecutivos ocupados  como un modelo a seguir.

Si hablamos de alguien que consideramos muy importante, nos referimos a esa persona como “está siempre muy ocupado”.

Cuando entramos en la oficina de un alto ejecutivo solemos encontrar a esa persona escribiendo o firmando  algunos “documentos importantes”.  Aunque quizá esa persona acaba de tomar los primeros papeles que encontró, tres segundos antes de que entráramos en su oficina sólo para que no lo encontráramos sin hacer nada. Continúe leyendo

Estrés

Es terrible cuando  pedimos algo y no lo recibimos o nos dan algo diferente.

Nos sentimos decepcionados o incluso traicionados y sentimos que el Universo, Dios o el destino están en contra de nosotros.

Es tan difícil a veces entender por qué las cosas suceden de una manera determinada, no podemos ver todo el cuadro completo y nos olvidamos de que cada cosa tiene su tiempo de gestación.

Si pudiéramos ver nuestra vida como podemos ver un mapa o un diagrama, entonces podríamos entender por qué las cosas son como son ahora. ¿Y por qué a veces no recibimos lo que pedimos o lo que necesitamos en el momento preciso en que “pensamos” que lo necesitamos. Continúe leyendo