Posponiendo tu bienestar

“Y cuando tenga una casa nueva, entonces estaré feliz”, dijo esta mujer a su compañera en voz alta como si quisiera que todo el mundo se enterara.

“Entonces sabré que todo lo que he hecho ha valido la pena, todo el dolor, todo el trabajo duro, mi sufrimiento.” La señora que estaba sentada a su lado la miró en silencio.

“Entonces seré capaz de sonreír de nuevo y saber que todo estará bien. Concluyó con un tono triunfal.

La señora que viajaba con ella le preguntó después de unos segundos: “¿Cuánto tiempo has esperado que eso suceda?”

“Treinta años” contestó la primera dama. Continúe leyendo

No eres tú…

Tú has hecho tu mejor esfuerzo para ser amable, generoso, afable y comprensivo con los demás. Te consideras la clase de persona tranquila, relajada y de fácil comunicación. Trabajas en tu ser interno constantemente y tomas el cuidado adecuado de tu propio cuerpo, tanto como te es posible.

Sin embargo, las personas a quien más quieres, se la pasan malinterpretando tus palabras, intenciones y acciones.

¿Qué, pues, estás haciendo mal?

Probablemente nada. Por lo menos no estás haciendo las cosas mal a propósito. Tal vez el único problema que estás causándote a ti mismo, es el preocuparte demasiado por lo que otros piensan de ti. Continúe leyendo

Joven

Me alegra el poder decir que he tenido el privilegio y bendición a lo largo de mi vida, de haber sido capaz de conocer y trabajar con personas que han sido considerados los mejores en sus respectivas especialidades y por haber aprendido mucho de ellos.

Estaba platicando con una amiga que está muy preocupada con el envejecimiento. Ella no es tan vieja, pero siente que su cuerpo ya no está respondiendo como antes y ahora su mente está centrada en sus “faltas” en vez de hacer algo al respecto. (La falta de movilidad, falta de concentración, falta de sueño, etc.)

Justo le estaba platicando de esas personas que he conocido en mi vida y que han tenido mucho éxito y, su principal característica, había sido la “actividad”. Ellos siguen moviéndose todo el tiempo, caminan mucho, siguen estudiando nuevos temas mucho, están abiertos a nuevas ideas y disciplinas mucho, hacen mucho ejercicio y cuidan sus dietas mucho. Continúe leyendo

Todavía hay tiempo

Estoy impresionado de la forma en que los jóvenes se están limitando en la actualidad. Sí, ya sé que parezco un viejo amargado ahora, pero no puedo entender por qué las personas están permitiendo que otros controlen sus mentes y sus destinos.

He estado trabajando con jóvenes que acaban de terminar sus carreras y la mayoría de ellos, se están dando cuenta de que tener un título en sus manos no significa automáticamente que sean capaces de manejar todas las cosas que se les ponen enfrente.

Acabar una carrera realmente significa que estás listo para comenzar tu viaje en ese campo, pero que realmente estás empezando a aprender lo que vas a necesitar más adelante. Tener un título significa que has aprendido lo básico, pero lo que realmente importa y será importante para tu progreso, la vida te lo enseñará más adelante en el camino. Continúe leyendo

Drama

Dicen que aprendimos a llamar la atención cuando éramos bebés con el llanto, mientras más fuerte llorábamos, más rápido recibíamos la atención.

Este comportamiento continúa hasta nuestra edad adulta, ya que aún nos funciona a veces, por lo que tendemos a mejorar nuestras habilidades y nos convertimos en maestros del drama muy pronto.

Algunas personas dominan el arte de causar lástima  a los demás para poder obtener lo que quieren. Algunos aprenden cómo culpar a otros para poder ser vistos como víctimas de otra gente o de factores externos y, debo admitir que, algunos de ellos son realmente buenos para eso.

A veces usamos todavía ese recurso cuando queremos “persuadir” a otros para darnos algo o que hagan algo por nosotros.

Pero, ¿cuántas veces este lloriqueo nos ha ayudado a alcanzar nuestros objetivos? ¿O para aprender una lección de vida? ¿O para manifestar un sueño?

Esta actitud sólo consigue alejarnos más de ello.

Por supuesto que hemos aprendido a justificar nuestras “elecciones” y comportamientos de una manera brillante, pero ¿tú crees realmente que los demás se creen nuestras “razones”?

A sus ojos somos unos mentirosos y terminamos frustrados, porque al final, no podemos mentirnos a nosotros mismos.

Para seguir leyendo este artículo y otros similares, Haz Click Aqui.

Hazlo por ti

Cuanto más avanzas en la vida, más te das cuenta de que tu realidad tiene más que ver contigo mismo que con elementos externos.

Se nos enseña a evitar las actitudes egoístas y prestar atención a la opinión del resto del mundo, aún antes de considerar la nuestra.

Intentas siempre ser bueno con los demás, especialmente con tus seres queridos, pero el tiempo te enseña que no puedes hacer que te amen, como tú los amas, no puedes esperar que sean tan buenos y leales contigo, como tú lo eres con ellos. No puedes obligarlos a ver la vida como tú lo haces, porque tienen su propia visión del mundo, tienen sus propias necesidades y experimentan una vida diferente, con diferentes perspectivas e ideas, aún incluso si pasan todo el tiempo cerca de ti. Continúe leyendo

Dónde quiera que estés

Si miras a tu alrededor en este momento, ¿qué ves? O mejor dicho, ¿te gusta lo que ves? ¿Estás en el lugar donde planeaste estar hace un año? ¿Son las circunstancias como las deseabas en aquel entonces?

Si contestaste que sí a todas esas preguntas, enhorabuena, has llegado a la meta. Pero si contestaste que no a cualquiera o a todas, entonces no te preocupes. Eres un ganador de todos modos porque, lo creas o no, estás en lugar en el que estás destinado a estar en estos momentos.

Probablemente tus metas y sueños eran diferentes y piensas que estás en donde no se supone que deberías el día de hoy. Pero eso no es así. Continúe leyendo

La voz

¡Espera! Has pasado por demasiadas cosas en tu vida y puede que no seas perfecto, pero eres una joya que tomó mucho tiempo y esfuerzo para ser quien eres ahora.

Has llegado hasta aquí y sería una lástima si te detuvieras en este momento y decidieras terminar tu viaje solo a unos pocos centímetros de tu meta.

Yo sé que tu viaje ha sido difícil, que has sobrevivido y que tú eres un ejemplo vivo para todos nosotros que te estamos observando, incluso si no has notado nuestra presencia.

Por favor, no dejes que esos aparentes obstáculos te convenzan de su “realidad”. No claudiques ahora o nunca sabrás lo que eres capaz de hacer y en su lugar, te pasarás el resto de tu vida preguntándote si habrías llegado hasta el final.

Yo no tengo el poder de motivarte, no tengo la estatura para pararme frente a ti y decirte qué hacer con tu vida, pero estoy a tu lado para recordarte que eres un único Ser de Luz que está aquí para ser el mejor, para ser feliz, porque te lo mereces (de lo contrario no estarías aún aquí ahora) y es tu derecho y deber el crecer, expandirte y disfrutar del paseo.

Por favor, sé el ejemplo que otras personas necesitan ver, porque creen en ti y esperan que les muestres la manera de hacer las cosas bien.

Ellos piensan que tú crees en ti mismo con tanta fuerza como ellos creen en ti. Muéstrales que lo haces ahora.

No dejes que esos falsos monstruos que se ven tan grandes ante tus ojos ahora, te asusten y te convenzan de que no eres suficiente. Tú eres más que suficiente y no estás solo ahora. Todos estamos contigo, sólo que tú no quieres creerlo.

Si quieres seguir leyendo este artículo y otros más, da click aquí.

¿Somos diferentes?

Acabo de recibir un correo electrónico de una amiga en Japón. Ella comparte conmigo algunas de sus esperanzas y temores y me sorprendió ver cuán “similares” son nuestros sueños y problemas.

Pero ¿por qué me sorprendió? He estado allá y en realidad, después de conocer a la gente y sus costumbres fui “aceptado” en la comunidad. Para mí eran como cualquier otra persona y, creo que para ellos yo era uno más en el grupo.

Así que ¿dónde empecé a pensar que podían sentir o expresar la vida de una manera diferente?

Estando ahora en el otro lado del planeta, cuando oigo hablar de Japón es como escuchar de un mundo diferente. Pero eso es sólo un error en mi perspectiva.

La distancia es relativa al observador, al igual que el tiempo. Continúe leyendo

Tu aventura

Hace dos décadas empecé una gran aventura. Una vuelta al mundo visitando 100 ciudades en 40 países. Habíamos planeado completar este recorrido en un año exactamente, pero terminamos tomando más de un año y medio, sí nos olvidamos de las sorpresas inesperadas (buenas y extrañas) que siempre encontrarás en cada viaje. Continúe leyendo