¿Y tú?

¿Has notado lo difícil que eres contigo mismo/a?

Puedes admirar fácilmente a un atleta que ha logrado una marca importante en su especialidad, te gusta leer sobre las personas que han sobrevivido a situaciones difíciles y después de una terrible lucha salieron victoriosos.

Puedes sentir respeto por aquellas personas que han pasado por la humillación, la tortura y todo tipo de abusos a fin de ser fieles a sus convicciones e ideas, además de sacrificar todo en sus vidas para que puedan llegar a su destino final cubiertos de gloria.

Todos tenemos historias entre nuestra familia y amigos de personas que han pasado por un infierno real en la Tierra sólo para lograr sus sueños más profundos.

Hay ahora, una gran variedad de programas de reality shows y otros sobre personas que han logrado superar circunstancias extremas. Y nos encanta verlos y sentir admiración y respeto por aquellos valientes que, a pesar de todo, han sido fieles a sí mismos, han perdido todo por el bien de los demás y ahora son vistos como héroes. Continúe leyendo

Fuerza

Todos hemos pasado por experiencias duras, algunos más que otros, pero todos hemos sobrevivido a esos tiempos difíciles.

Hace mucho conocí a una sobreviviente de la bomba de Hiroshima, era una mujer de edad avanzada muy amable y dulce.

Cuando me dijeron que era una sobreviviente de ese terrible suceso, no lo podía creer. Se veía tan tranquila, tan dulce y tan feliz con la vida que simplemente ¡no podía creer que había pasado por una experiencia de vida tan horrible!

Por supuesto dirás que también han pasado muchos años después de ese horrible incidente, pero déjame decirte que he conocido a personas que han tenido experiencias mucho menos terribles que han marcado su carácter y personalidad. Continúe leyendo

Escapando

Escapar es considerado como una parte de nuestro sistema natural de defensa. Por lo general se le llama: respuesta de lucha o huida.

Según esta teoría, el sistema nervioso simpático reacciona ante el peligro con una secreción hormonal de diferentes hormonas, aminas y neurotransmisores (norepinefrina, epinefrina, estrógeno, testosterona, cortisol y otros). Así preparando al sujeto para la lucha o huida.

En estos tiempos modernos, por lo general NO necesitamos la parte de lucha en la ecuación, (con la excepción de las grandes ciudades y las zonas problemáticas, por supuesto). Así que la parte de la huida es mucho más activa en algunas personas.

Tenemos la tendencia a evadir nuestros problemas y mirar hacia el otro lado. Continúe leyendo

Mal

Siempre nos quejamos de las cosas malas que nos suceden en nuestra vida cotidiana.

A veces sentimos que las peores cosas pasan en el peor momento, por lo que nuestra mente comienza a orbitar en torno a nuestros problemas, dejando el resto de nuestra vida fuera de perspectiva. A continuación, el resto del mundo desaparece y nuestra atención se centra en esas “situaciones terribles”.

Todos hemos estado allí y cuando por fin echamos un vistazo a nuestro alrededor, por fin vemos que hay problemas mucho más grandes en la vida de otros, que los que consideramos como nuestra perdición. Continúe leyendo

La técnica

Me impresionaba ver cómo esos hombres de cinturón negro eran capaces de romper una pila de ladrillos con sus propias manos. Especialmente los hombres orientales que parecían tan pequeños y delgados, que se colocaban delante de una pila de ladrillos, tablas de madera o bloques de hielo, pero cuando golpeaban su objetivo y lo pulverizaban, se veían como gigantes poderosos.

Pero me llegó mi turno, yo tenía unos 8 años de edad y era delgado, estaba aún más pequeño y más delgado que el resto de los estudiantes en esa habitación, pero mi profesor me estaba pidiendo que rompiera un ladrillo por primera vez para una exhibición de nuestra escuela de artes marciales. Continúe leyendo