Percibiendo

Se nos enseña a confiar en nuestros sentidos para reconocer nuestra realidad. Creemos en lo que podemos “tocar”, “Ver para creer”, y así sucesivamente.

Es lógico tomar como “reales” las cosas que nuestros cinco sentidos pueden percibir. Nuestros sentidos fueron diseñados para ese propósito, ¿no?

Cuando era niño me encantaba jugar esos juegos en revistas y libros en los que los dibujos podían ocultar diferentes formas y sólo al enfocar tu mente en ciertas áreas de la ilustración podías encontrar más formas “ocultas.” Continúe leyendo

No le toques

He estado con las computadoras desde…. Bueno, hace mucho tiempo, sí, incluso antes de que existiera Gopher (el abuelo de Google, Yahoo, etc.) Ya sé, ya sé que soy un alma antigua. Incluso antes de la web y, cuando telnet era la más avanzada “herramienta de comunicación”, y desde entonces he estado observando el mismo patrón de conducta.

Una de las primeras cosas que hago cuando alguien me llama histérico a las 3 A.M. para pedir ayuda porque su computadora está descompuesta es preguntarles: ¿Qué es lo que has instalado antes de que eso sucediera? Continúe leyendo

Yo quiero vivir en este momento (Nota mental)

Pensé que vivir en esta “realidad” era simple y fácil de hacer, pero cuanto más hablo con otras personas más cuenta me doy, de que es una de las cosas más difíciles de hacer hoy en día.

Cuando yo era un niño y tuve la oportunidad de jugar sin la ayuda de ningún dispositivo electrónico, yo estaba más en “contacto” con mi realidad, puesto que usaba lo que tenía a la mano para construir mis juguetes. Un pedazo de madera podría ser un barco, un autobús, una cama, un asiento o cualquier cosa que mi mente pudiera imaginar. Lo mismo con una caja vieja, una manta, etc.

Usaba cualquier objeto en mi mundo físico para “crear” un mundo maravilloso en mi mente. Mi mente creaba un mundo de fantasía para que yo lo viviera, pero al mismo tiempo yo estaba más en “contacto” con la realidad que me rodeaba. En el momento en que mi madre me llamaba para la cena, yo estaba inmediatamente “presente” en mi realidad local. Continúe leyendo

Tu sonrisa

Yo lo miraba mientras estaba esperando que el semáforo cambiara para poder cruzar la calle. Era un hombre de mediana edad con ropa vieja y sucia que se vía muy molesto, la gente alrededor de él pasaban a su lado sin hacerle caso, o al menos tratando de fingir que no estaba allí pues decía en voz alta algo que no podía entender,  pero se veía cada vez más molesto a medida que más personas pasaban a su lado mirando a otro lado.

Yo no estaba seguro de cuál era su problema, pero se veía muy perturbado. Continúe leyendo