“Método rápido”

Hemos hablado muchas veces sobre la importancia de los ciclos en la vida. Ahora estamos acostumbrados a hacer las cosas de una manera más rápida que antes. En los viejos tiempos hacer un pastel podría tomar horas, entonces, las cajas de pasteles instantáneos llegaron y nos llevaría casi una hora el tenerlo en la mesa, hoy en día más bien vamos y compramos uno en la panadería, así no tienes que perder tiempo haciéndolo.

Esto no se aplica únicamente a la comida rápida, estamos en la búsqueda de “rápido-todo”, parece que estamos demasiado ocupados tratando de lograr cientos de cosas en nuestra agenda todos los días y terminamos haciendo dos o tres cosas en realidad.

Incluso estamos tratando de encontrar métodos más rápidos para alcanzar el Nirvana. Ahora no queremos pasar por todo el proceso de alcanzar la iluminación, queremos ser un Buda, y lo queremos ser ahora. Continúe leyendo

Aún estás a tiempo

Hemos adquirido nuestros malos hábitos en el camino y hemos permitido que se queden, ahora son parte de nosotros y, a veces, no nos gusta admitir que les hemos dado permiso para que se queden.

Tal vez alguna vez oíste hablar de los beneficios de beber vino tinto y entonces adoptaste el hábito de beber una copa o dos de vino tinto cada día. Más tarde, gracias a los estudios realizados en la Universidad de Baltimore, nos enteramos de que era un mito creado por la industria del vino, pero ahora muchas personas siguen utilizándolo como una buena excusa para beber a menudo. Posteriormente otros investigadores dijeron que no era el resveratrol que se encuentra en la cáscara de las uvas y en el chocolate, sino que la sustancia milagrosa era el alcohol mismo, así se extendieron los “beneficios” del vino tinto a todas las bebidas alcohólicas. Entonces muchos borrachos se pusieron muy contentos de tener su pretexto ideal. (Busca “el mito del vino tinto” en Internet.) Continúe leyendo