¿Estás listo? No, en serio. ¿Estás listo?

Había una señora que siempre iba a la iglesia a quejarse por las tragedias de su vida, con voz fuerte y tono lastimoso, comenzaba a enumerar todas las desgracias en su vida y lo infeliz que era. Como final siempre le pedía a Dios que se llevara su alma, ya que no podía soportar más esta vida.

Un día, el sacerdote decidió darle una lección a esa mujer y se escondió detrás de la imagen a la que siempre iba a quejarse.

Después de la letanía de quejas habituales, comenzó a pedirle la Divinidad para que tomara su alma ya que esta vida era insoportable para ella.

 

Entonces el sacerdote que estaba oculto, y con una voz profunda le dijo a la mujer: “Muy bien hija mía, he escuchado tu petición y hoy es el día en que voy a concederte tu deseo. Esta noche voy a tomar tu alma conmigo y tus sufrimientos finalmente pararán”.

(Si quieres seguir leyendo el resto de éste artículo y otros afines, haz click en aqui)

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *