Mirando hacia atrás

Para empezar, cortar el césped no parecía tan complicado. Veía a mis vecinos  hacerlo todo el tiempo y se les veía tan poco preocupados, que siempre pensé que no había ninguna complicación en el proceso.

Pero esta vez iba a aprender una lección muy importante.

Yo tenía unos 7 años de edad y no estaba muy interesado en aprender acerca de la jardinería y sus problemas técnicos. Pero estaba visitando a un amigo en su casa y debo admitir que me quedé impresionado por su jardín. Todo parecía tan perfecto y hermoso.

Su padre me preguntó si podía darle una mano a cortar el césped con una vieja cortadora de césped manual. No vi ningún problema con eso, se veía muy fácil de hacer, por lo que comencé la tarea con la emoción de intentar algo nuevo.

Pero después de unos minutos el padre de mi amigo vino y me pidió que me detuviera. “¡Esto parece un laberinto! Es necesario que cortes en línea recta, no en zig-zag” Para mí, el comentario era un poco exagerado pero sí, No era un patrón muy recto el que estaba viendo.

Tal vez debería voltear hacia atrás para ver si iba derecho  o hacer lo que fuera necesario para corregir la dirección de la segadora. Eso sonaba demasiado fácil de nuevo.

Pero me di cuenta de que cada vez, después de dar uno o dos pasos y tenía que mirar hacia atrás para evaluar mi progreso.

Para seguir leyendo este artículo y otros similares, Haz Click Aqui.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *