Calma

Una de las cosas más difíciles que he estado tratando de hacer últimamente es practicar la calma en medio de mi vida diaria.

El estrés es tan contagioso que se ha convertido en un verdadero reto el permanecer en calma, incluso cuando no estamos haciendo nada en absoluto.

Todo lo que nos rodea nos empuja a sentir ansiedad. La velocidad en nuestras vidas está en realidad acelerando nuestros nervios y sus efectos en nuestra salud se hacen sentir a diferentes niveles.

 

Nuestra salud, ritmo interior y estado mental han sido alterados por esta aceleración moderna y estamos permitiendo que el exterior, tome el control de nuestro mundo interior.

 

Conozco personas que no tienen una preocupación real en sus vidas, sin embargo, necesitan crear algo de qué preocuparse con el fin de sentir que están haciendo algo útil.

 

Aunque algo puede ser una cosa terrible para una persona, lo mismo aparece como un detalle tonto para alguien más. Pero en realidad todo en nuestra vida es una cuestión de perspectiva.

 

Si quieres seguir leyendo este artículo por favor compra el libro “Y los diálogos continúan…”. Adquíérelo aqui

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *