Buena condición Espiritual

¿Te imaginas correr 5 kilómetros alrededor de tu casa, luego ir al gimnasio durante 3 horas y después hacer 2 horas más de Pilates, sólo para decidir después de todo ese agitado día, el dejar de entrenar durante todo un mes?

Lo podrías considerar una decisión ilógica, ¿verdad? ¿Quién decidiría perder todo ese esfuerzo de una manera tan tonta?

Bueno, eso es más o menos lo que yo pienso cuando la gente me dice que han estado visualizando, meditando y cambiando su mentalidad y actitudes por un corto período de tiempo.

De la misma manera en que el entrenamiento físico debe ser un hábito diario, la formación espiritual requiere el mismo tipo de compromiso.

 Para seguir leyendo éste artículo y otros similares por favor haz click en este link

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *