¡Mira de nuevo!

Lo estaba observando atentamente mientras él trabajaba en un pedazo de madera. Estaba creando algo, eso era evidente, pero gracias al cepillo eléctrico no pude ver en lo que estaba trabajando.

El aserrín volaba por todas partes y tenía que mantener los ojos cerrados para evitar que se metiera en mis ojos.

Cuando apagó la máquina, el polvo seguía volando en todas direcciones. Esperé unos segundos y luego abrí los ojos para tratar de ver su obra maestra.

Pero todo lo que pude ver era una pieza de madera deformada con un montón de aserrín y trozos de madera rotos sobre ella.

“¿Todo ese ruido para esto?” Le pregunté decepcionado, a los 8 años de edad, la paciencia no era una de mis virtudes más grandes.

“Sí” El hombre respondió mientras buscaba un cepillo de mano en su bolsa. Continúe leyendo

Lo adverso

Mi cama comenzó a sacudirse y yo todavía estaba profundamente dormido. No sabía lo que estaba ocurriendo, pero toda la habitación empezó a moverse de una manera alarmante. El ruido de las cosas que caían y se rompían era fuerte y aterrador. Podía oír a la gente gritando y perros ladrando ferozmente en el fondo. Pero no estaba seguro todavía de qué es exactamente lo que estaba ocurriendo.

Yo estaba muy cansado después de una semana entera de trabajo duro y de no dormir adecuadamente y, esa mañana me hubiera seguido durmiendo, si ese terremoto no hubiera ocurrido.

Apenas recuerdo cómo me las arreglé para salir de la casa y lo que sucedió después. Sólo recuerdo que cada segundo pareció una hora y que toda la calle era un caos total.

El sonido que venía del interior de la tierra era muy intimidante, la sensación de impotencia fue abrumadora. Te sientes ahí tan pequeño y el poder de la naturaleza es todo lo que puedes percibir. Continúe leyendo

Esc

Recuerdo los días en que teníamos que escribir nuestro propio código (programas de computación, software) para conseguir lo que necesitábamos. No había Internet y el mercado de software no estaba tan saturado como lo está hoy.

Si querías hacer un informe para tu empresa, no había hojas electrónicas, había que codificar todo en tu computadora y enviarlo la salida de la impresora matricial, con la esperanza de que las cosas no se fueran a desordenar demasiado. No, no teníamos un modo de vista previa tampoco, por lo que no podíamos ver de antemano si las cosas se iban a ajustar al tamaño del papel en nuestra impresora. Continúe leyendo