Conocimiento

Recuerdo ese día cuando un amigo mío me estaba enseñando cómo reparar un filtro de aceite en su coche. Tenía yo unos 10 años de edad, mi amigo era mucho mayor que yo y era muy paciente.

Las horas pasaron desapercibidas y me quedé deslumbrado con todas las piezas dentro de un motor. Mi amigo estaba tan sorprendido de mi compromiso de aprender más sobre los motores, que me invitó en una ocasión diferente para ensamblar un motor completo para un coche que estaba él reconstruyendo. Continúe leyendo

Repitiendo

¿Por qué estaba tan asustado de montar en bicicleta ese día? Desde niño había disfrutado el andar en bicicleta y a pesar de que ya habían pasado muchos años, el recuerdo de aquellos días alegres de andar en bici en los parques de mi niñez, estaba todavía fresco en mi mente.

Así que ¿cómo es que de repente sentí tanto miedo de subirme a esa bicicleta?

Después de todo, mi tío Richard simplemente quería que viera las hermosas vistas del este de Inglaterra ¿Qué podría salir mal?

Sólo la vista de esa bicicleta me hizo temblar. Sentí un enorme miedo en mi plexo solar que me impidió aceptar la invitación de mi tío. Continúe leyendo

Envidia

 

Él me mostró su nuevo teléfono móvil, estaba muy bonito, más memoria RAM (memoria de trabajo), un procesador más rápido, y la batería parece durar más tiempo, por lo menos es algo menos de qué preocuparse, como por encontrar un lugar para cargar su teléfono durante el día.

Me encantó el color y la pantalla se ve mucho más brillante y con una mejor definición.

Le devolví el móvil con una sonrisa y él sólo me miró por un rato en silencio. Luego me preguntó si yo no iba a decir nada al respecto.

Así que le dije una vez más que me gustó el móvil mucho y que estaba feliz por él y que disfrutara de su nueva adquisición. Y realmente me sentí muy feliz por él pues estaba contento y se le notaba fácilmente. Sus ojos tenían ese brillo emocionado por dentro. Continúe leyendo