Lee ahora, antes de que sea demasiado tarde

Me quedé en shock, estaba escribiendo un artículo esta mañana, cuando de repente una señora llegó y le pidió a Don Carlos Hernández (La persona a cargo del Audiorama, en el Bosque de Chapultepec, un lugar en donde la gente va a escuchar música y a estudiar), si podía donar sus libros a ese lugar, ya que sus hijos ya no querían leer, -“Lo único que hacen es encender sus computadoras y otros dispositivos electrónicos y nunca hablan ya con nosotros, ni leen ni un libro más”, dijo.

Sé que podemos encontrar ahora toda la información que hay en Internet, estoy en línea todos los días, yo estuve allí cuando nació Internet y me encanta la tecnología, pero debo admitir que prefiero estudiar un tema complejo en papel y disfrutar de una novela en un buen libro. Continúe leyendo