Tu imagen mental

 

Dicen que debemos estar claros a dónde vamos, para llegar al lugar que deseamos llegar. Y eso es verdad.

Estoy seguro de que la mayor parte del tiempo, sales de tu hogar con un destino en mente. Cuando tomas el metro, un taxi, o te subes a tu auto, tienes un punto final definido en tu mente. De lo contrario, tú y otras personas se molestarían fácilmente. Especialmente los conductores de taxi, pues a ellos les gusta saber a dónde te llevarán, en vez de conducir como hormigas perdidas por toda la ciudad.

En la vida, se considera una buena práctica tener metas para lograr, lugares para ir y gente a quienes amar. Y eso es bueno también.

El verdadero problema surge, cuando se tiene una “imagen mental fija” de cómo deben suceder las cosas. Continúe leyendo